‘Begin Again’: las perlas de vivir la música


Keira Knightley y Mark Ruffalo graban un disco callejero en 'Begin Again', de John Carney.Cuando un tema apasiona a un director se nota. Sus películas dejan en el espectador una huella emocional que supera todas las barreras e irregularidades técnicas que puedan tener. Sobre todo si el espectador comparte dicha pasión y se entrega por entero a la historia. John Carney (Once) respira música, y eso es algo incuestionable al ver su nuevo film. Su amor por la música y por una industria que tiende a enrocarse en sí misma con artistas de efímero éxito y dudoso calado moral son temas presentes en cada plano, en cada nota y en cada movimiento de los actores. Y salvo que a uno no le guste la música, es imposible no dejarse llevar por la aventura de grabar un disco en las calles de Nueva York, que adquiere así categoría de personaje imprescindible.

Es este amor por el arte de la composición musical el que permite al director y guionista de Begin Again sortear los numerosos obstáculos que presenta la cinta, sobre todo en lo que a desarrollo dramático se refiere. Con un guión cuya estructura es un tanto irregular, la trama no presenta conflictos excesivamente graves ni giros argumentales notables. Esto no significa que la historia carezca de dinamismo, al contrario, pero sí termina por jugar en contra del resto de elementos del film, todos ellos espléndidos. Se puede decir que la música es el elemento que articula todos y cada uno de los componentes de este grupo capaz de tocar una melodía agradable y atractiva sin necesidad de leer la partitura. O lo que es lo mismo, mientras que el desarrollo sobre el papel es un tanto débil, el planteamiento en imágenes rebosa alegría, inteligencia y complicidad.

Una complicidad que no solo es con el espectador, sino entre director y actores. Cuando los integrantes de un rodaje disfrutan con lo que hacen, disfrutan de verdad, sus emociones se transmiten a la cámara, y esta los proyecta sobre los espectadores. Carney logra transmitir a un reparto entregado su amor por este arte, y todos, desde Keira Knightley (Orgullo y prejuicio) hasta Hailee Steinfeld (Valor de ley) responden de forma magnífica. Es cierto que sus roles tal vez sean tópicos, e incluso que las situaciones que viven no tengan demasiada originalidad, pero gracias a la pasión que transmiten (y a un final bastante fuera de lo común) la película termina por convertirse en un viaje que desgrana las decisiones a las que se enfrentan los nuevos talentos y el camino por el que les llevan sus actos.

Al final, Begin Again puede ser entendida como una película más sobre música, que no musical. Y es cierto que tanto su guión como su definición de personajes no son sus mejores bazas, pero son lo suficientemente sólidas como para generar una base sobre la que construir una perla que dé sentido a los momentos de la vida más rutinarios, como se menciona en un momento del metraje. Su banda sonora es imprescindible, sus actores son más que correctos y su final es uno de esos finales en los que todo termina como tiene que terminar, lo que además suprime la etiqueta “romántica”. En definitiva, una feel-good movie que los amantes de la música no deberían perderse.

Nota: 6,5/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: