‘Transcendence’: replicarse sin sentido no sirve de nada


Johnny Depp logra introducir su mente en un ordenador en 'Transcendence', de Wally Pfister.La actual sociedad de la información ha generado un curioso fenómeno: podemos conectar con cualquier parte del mundo pero al mismo tiempo nos aísla de lo que tenemos al alcance de nuestra mano. De un tiempo a esta parte el cine y la televisión han recogido las preocupaciones sociales que esto genera y las han plasmado en historias con más o menos fortuna. El problema es que el tema es tan recurrente y tiene tan poco recorrido que las producciones empiezan a repetirse. Lo último de Johnny Depp (Enemigos públicos) sufre, irónicamente, el mismo fenómeno que aborda en su trama, y en un intento por ser original lo único que logra es trasvasar historias de la pequeña pantalla al formato cinematográfico.

De hecho, cualquier aficionado al fantástico moderno encontrará no pocas referencias a series como RevolutionBlack mirror. En efecto, el debut en la dirección de Wally Pfister aporta pocas novedades a las teorías ya enunciadas por otras producciones, limitándose a reiterar los peligros de una inteligencia artificial superior (en este caso creada a partir de la “trascendencia” de una mente humana) y la gran dependencia del ser humano hacia las máquinas, Internet y las redes de comunicación global. En este sentido, el film se revela simplemente como un vehículo para exponer los hechos, sin llegar en ningún momento a postularse a favor o en contra de algunas de las posturas que en él se plantean. O lo que es lo mismo, el abuso tecnológico es malo, pero la tecnología es necesaria.

Una postura que puede parecer realista pero que, en formato cinematográfico, deriva en un producto algo tedioso, con un ritmo irregular y sin demasiados alardes visuales, lo cual por cierto es una lástima teniendo en cuenta las posibilidades que ofrece la historia. El desarrollo dramático, además, no presenta giros demasiado relevantes, lo que produce una especie de balsa de aceite en la que los conflictos no consiguen enganchar al espectador. No significa esto que el film sea aburrido, sobre todo si se acude a las salas con la idea de reflexionar sobre el tecnológico mundo que nos rodea. Pero desde luego las posibilidades narrativas que plantea su inicio quedan diluidas en una ausencia total de conflicto entre protagoniza y antagonista. Y esto se debe principalmente a que no hay ni lo uno ni lo otro. A lo largo del metraje prácticamente todos los personajes pasan de héroe a villano en cuestión de minutos, por lo que es muy difícil identificar quién es quién en la historia y cuáles son sus intenciones.

El resultado es una película que no logra trascender, valga el juego de palabras. Transcendence trata de hacer reflexionar sobre diversos temas, pero no lo hace de la mejor forma posible. Si el formato hubiese sido el del documental posiblemente estaríamos hablando de otra cosa, pero la apuesta por la ciencia ficción no encaja con algunas lagunas narrativas y formales como es la indefinición de los personajes, lo que deriva en la indefinición de la propia historia. Los actores, que hacen lo que pueden con sus respectivos roles, logran sustentar una historia por lo demás algo manida y conocida. Se deja ver, pero algo de agilidad narrativa y de concreción conceptual no habría estado nada mal.

Nota: 5/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: