‘Nashville’ bascula entre el dramatismo y la música en su 1ª T


Connie Britton y Hayden Panettiere son las dos protagonistas de la primera temporada de 'Nashville'.Puede que una de las mejores evidencias de que la ficción televisiva ha cambiado es la financiera. Es cierto que Estados Unidos siempre ha hecho gala de unos presupuestos bastante más altos que, por ejemplo, España, pero incluso la meca del cine ha evolucionado en este sentido. Baste señalar los decorados que actualmente se utilizan. Este cambio también se aprecia en sus temáticas y, sobre todo, en la forma de abordarlas. Pero incluso en este nuevo mundo hay producciones que remiten irremediablemente a los ámbitos más tradicionales del drama o la comedia. Nashville, cuya primera temporada se emitió en su país de origen entre 2012 y 2013, es un claro ejemplo. Con una estructura bastante convencional, esta serie creada por Callie Khouri, guionista de Thelma & Louise (1991), se mueve entre conflictos tradicionales y personajes definidos por parámetros relativamente arquetípicos. Y a pesar de no tener nada… original, la primera temporada funciona.

Hay que aclarar, empero, que funciona gracias a la que es su baza principal y más arriesgada: la música country. Al fin y al cabo, el título remite a la ciudad conocida como la cuna de este género. Por tanto, lo más probable es que aquellos a los que no les guste el género musical la serie les diga más bien poco. A pesar de ello, estos primeros 21 episodios ofrecen al espectador una trama repleta de líneas argumentales secundarias que se entremezclan entre sí para enriquecer no solo a la historia principal, sino a las mismas secundarias. Dicho esto, es complicado definir de forma clara un arco dramático principal. La producción se centra en las vidas de dos cantantes de country, una veterana que ha conseguido todo y una joven cuya ambición marca todas y cada una de sus decisiones. Su rivalidad es lo que inicia la serie, pero el final de la temporada va mucho más allá.

Es más, esa idea de rivalidad desaparece, o al menos queda en un segundo plano sepultado bajo un sinfín de conflictos que se suceden para llevar a un clímax que sitúa la ficción en un punto diametralmente opuesto al que tenía en sus inicios. A pesar de que algunos de ellos conducen la serie hacia concesiones dramáticas un tanto excesivas, en líneas generales estos conflictos logran combinarse de forma inteligente para completar los huecos que dejan en cada una de las tramas secundarias, ofreciendo una visión general del mundo musical de Nashville. El problema de todo esto reside en el cariz de dichos nudos dramáticos. Muchos de ellos tienden a repetirse, a duplicarse e incluso a alargarse sin motivo aparente. Como muchos se imaginarán, esto lleva a que algunos episodios, sobre todo los que se centran en el personaje de Hayden Panettiere (serie Héroes), no estén a la altura de los demás.

Y es que su personaje es uno de los más flojos o, si se prefiere, de los que menos evolucionan de la serie. Su rol de joven promesa de la música (una especie de Britney Spears versión country) egocéntrica y ambiciosa que no se detiene ante nada ni ante nadie resulta excesivamente férreo en sus convicciones, incluso cuando el arco dramático del personaje es un constante viaje marcado por la tragedia. Si bien la labor de Panettiere es más que correcta, sobre todo en los momentos musicales y en el último episodio, la definición sobre el papel no llega a tener la profundidad que cabría esperar. Su forma de actuar podría entenderse como una preparación para la conclusión de la temporada, es cierto, pero igualmente resulta complicado identificarse con un personaje al que todo le sale mal y nunca aprende de sus errores. Ni siquiera un poco. Más o menos como le ocurre al rol de Clare Bowen (The clinic), el cual por cierto necesita mucho desarrollo. En cualquier caso, esta idea es la que marca el tono general de la serie: ninguno de los personajes parece aprender de sus errores, ni siquiera cuando estos vuelven del pasado para atormentar su vida actual.

Músicos habituales

Lo cierto es que esta primera temporada de Nashville tiene espacio suficiente para abordar todo tipo de personalidades musicales que el aficionado a la música, en mayor o menor medida, conoce o sospecha. Jóvenes cuya ambición les lleva a dejar atrás a aquellos que quieren, espléndidas voces que no se atreven a dar el salto a la fama, familiares que permanecen escondidos, escándalos entre promesas de la música y el deporte. La lista es larga, sí, y en contra de lo que pueda parecer, Khouri logra mantener un armazón interesante del que apenas se desvía lo más mínimo, ofreciendo un mundo en el que el espectador siempre puede ubicarse y en el que, salvo situaciones concretas, todo fluye con cierta facilidad. Buena culpa de todo ello la tiene Connie Britton (serie American Horror Story), protagonista y una de las productoras de la serie. Su papel, a pesar de tener tendencia al dramatismo, logra convertirse en cohesión de prácticamente todas las tramas que poco a poco van naciendo en estos 21 capítulos, e incluso dota de cierta fuerza a secundarios que aparecen y desaparecen casi por arte de magia.

Evidentemente, uno de los mayores atractivos es la propia música. Y no exclusivamente los temas musicales, algunos realmente buenos y capaces de competir con algunas de las composiciones que pueden escucharse en la radio. La forma en que muestra el mundo de las productoras musicales, sus estructuras e intereses, ofrece un marco lo suficientemente diferente de lo que habitualmente se ve en pantalla (básicamente hospitales, comisarías y bufetes) como para dotar al conjunto de una frescura atractiva, por mucho que los temas que toca sean, como ya hemos mencionado, algo tópicos. Lo más interesante es que, salvo un par de líneas argumentales constantes (el trío romántico del personaje de Britton y la caótica vida de la cantante interpretada por Panettiere), el resto se alternan y evolucionan lo suficiente como para no llegar a resultar monótonas o tediosas, generando sensación de novedad dentro de la propia serie.

Aunque lo verdaderamente importante es no perder nunca de vista lo que se está viendo. La serie de Khouri es una producción de poco peso dramático, con unas líneas temáticas que nunca abandonan las sendas más previsibles del drama. Puede alternar diferentes etapas, pero en líneas generales se mantiene fiel a un estilo inconfundible visto en infinidad de ficciones, tanto de televisión como de cine. Puede que sea porque el mundo que retrata no permite en el fondo la seriedad que necesita la serie (desde luego, la música siempre sirve para aligerar el drama), o tal vez es simplemente que los personajes no poseen la consistencia necesaria. El caso es que el desarrollo de la serie es bastante previsible. Es un talón de Aquiles, no hay duda, pero la producción sabe sobreponerse a sus propias limitaciones y encontrar puntos de interés con los que conectar con el espectador.

El resultado es que Nashville logra dejarse ver y entretener en su primera temporada. Tal vez algunos personajes necesiten de algo más de recorrido. Tal vez las tramas requieran de algo más de evolución y atención al detalle. Pero no puede negarse que, al final, el conjunto funciona lo suficientemente bien como para resultar atractivo. Sobre todo si atendemos a la resolución de la temporada, todo un final apoteósico en el que todos los personajes, absolutamente todos, tocan fondo. Unos tomando decisiones precipitadas (la pedida de mano), otros afrontando el resultado de sus malas decisiones (el funeral) y otros sufriendo las consecuencias de una vida plagada de mentiras (el accidente). Una conclusión que deja la puerta abierta a una segunda temporada en la que todo apunta a que nada volverá a ser igual en la cuna del country.

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: