‘La caza’, atractivos personajes en una 1ª T con falta de ritmo


Gillian Anderson es la encargada de capturar a Jamie Dornan en 'La caza'.Uno de los géneros más demandados por los espectadores en televisión, al menos si atendemos a la cantidad de producciones que surgen al año, es el policíaco. Ya sea en clave cómica, de acción o de intriga, los crímenes y los casos sin resolver son uno de los mayores atractivos de la pequeña pantalla. A mediados del 2013 Allan Cubbit, guionista de la serie The runaway, estrenaba The fall, thriller protagonizado por Gillian Anderson (serie Expediente X) y Jamie Dornan, quien ahora mismo está inmerso en 50 sombras de Grey. Y si bien es cierto que la historia tiene muchos elementos atractivos, existen no pocos problemas narrativos que merman sus posibilidades, al menos en esta primera temporada de 6 episodios (5 en el formato original).

La trama, ambientada en un Belfast muy marcado por la violencia, gira en torno a la persecución de una detective del MET a un asesino que estrangula a sus víctimas, todas mujeres, las limpia y las coloca formando un marco pictórico que inmortaliza con fotos. A lo largo de toda la temporada, el interés dramático se centra en la relación que poco a poco se establece entre ambos cazadores, en una especie de lucha psicológica cuyo desenlace, por cierto, no llega a desvelarse en el último capítulo.

Como suele ocurrir en este tipo de enfoques, el villano se convierte en lo más atractivo de The fall, traducida en España como ‘La caza’. La complejidad del personaje, magníficamente interpretado por Dornan, capta no solo la atención del espectador, sino que también es centro de todo su desprecio. Más allá de los crímenes en si mismos, todo un ritual que recuerda a muchos grandes asesinos en serie de la ficción, lo más interesante es lo que ocurre después, cuando regresa junto a su familia e hijos. El calor con el que los trata constrasta tanto con su metódica preparación de los asesinatos que acentúa notablemente el resultado.

Por su parte, Anderson compone un rol femenino bastante atópico en la televisión actual. Independiente, fuerte y fría, la detective que llega para hacerse cargo del caso se convierte en una especie de versión femenina de los clásicos protagonistas masculinos (una frase acerca de las diferentes interpretaciones entre la sexualidad de hombres y mujeres resulta reveladora). La caza del asesino que inicia a través de pequeños detalles la equipara, tanto en interés como en profundidad dramática, con el propio criminal, estableciéndose esa relación de igual a igual que, como decía, es el auténtico conflicto dramático de la producción.

Más cohesión y más ritmo

Un poco más arriba hacía referencia también a que la persecución se desarrolla poco a poco. Esta lentitud es la clave de la serie. Porque a pesar de tener unos personajes complejos y un contexto social bastante complicado, The fall no logra avanzar como cabría esperar. Tal vez sea porque este juego entre policía y asesino debe durar al menos otra temporada, pero la realidad es que a lo largo de los episodios de esta entrega apenas ocurre nada. Sí, se profundiza mucho en la psique del villano, pero apenas se logra cercar el terreno a su alrededor.

De hecho, resulta curioso comprobar cómo el momento más crítico de esta cacería tiene lugar a raíz de un error cometido por el personaje de Dornan, y no como consecuencia de la investigación policial. No digo con esto que la serie debería optar por otro formato más dinámico, al contrario. Más bien, deberían pulirse algunos conceptos narrativos de este tipo de thriller psicológico, sobre todo los relacionados con la parte policial.

Y es que este es el otro punto débil de la trama. Así como el asesino, sus crímenes y su entorno social habitual quedan magistralmente retratados, todo lo que acontece en la comisaría peca de una falta de conexión preocupante. Sin ir más lejos, la trama secundaria que alcanza su apogeo con el asesinato de un policía y el suicidio de su compañero se queda, literalmente, en nada, al menos a la espera de que los acontecimientos de la segunda temporada arrojen algo de luz. De este modo, se puede decir que el desarrollo de esta historia es más bien nulo, pero es que además su conexión con la investigación principal se desvanece a medida que pasan los minutos hasta separarse por completo, lo que no hace sino complicar innecesariamente una serie ya de por sí compleja emocional y narrativamente hablando.

Hay que reconocer, empero, que The fall posee un atractivo muy interesante y un potencial prometedor. Gracias a ese asesino tan complejo y a esa detective tan calculadora la historia se permite el lujo de perder ritmo, muchas veces provocado por una investigación que no avanza y muchas otras por una trama secundaria que aporta más bien poco. Eso por no hablar de las secuencias de apoyo que se antojan más bien de relleno. En cualquier caso, su calidad es indudable, y con si consigue centrarse en lo verdaderamente relevante puede alcanzar cotas mucho más altas.

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

One Response to ‘La caza’, atractivos personajes en una 1ª T con falta de ritmo

  1. David dice:

    Gran serie y ya ha comenzado su segunda temporada. Aquí os dejo mi opinión por si tenéis curiosidad 😉

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/11/el-estrangulador-de-belfast.html

    Saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: