‘Non-Stop (Sin escalas)’: la inseguridad de un secuestro aéreo ya visto


Julianne Morre ayuda a Liam Neeson a encontrar al secuestrador de 'Non-Stop'.El cine, al igual que cualquier otro arte, tiende a repetirse. El espectador suele ver esto como algo negativo (vista una, vista todas), pero no es necesariamente así. La novela negra del norte de Europa, por ejemplo, ha proliferado en los últimos años sin aparente oposición. Una de las temáticas más comunes en la pintura, sin ir más lejos, son los bodegones. En todos y cada uno de estos casos se pueden encontrar matices, detalles o interpretaciones que no están en las demás obras. La nueva película de Liam Neeson (Love actually) es uno de esos films que tienden a verse con recelo por diferentes motivos, pero que finalmente colman un mínimo de expectativas.

Dichos motivos no son otros que la sensación de haberla visto con anterioridad y, por tanto, de ser un producto pensado para el lucimiento personal del protagonista. Y la verdad es que no es descabellado pensarlo. Un agente en un avión. Una amenaza de muerte a un anónimo pasajero. Una cuenta atrás. Y una bomba. Todo muy ajustado a los parámetros del género, sin apenas salidas de tono y con lugares y personajes comunes. Entonces, ¿qué aporta? En realidad más bien poco, pero a pesar de todo logra entretener a lo largo de su metraje sin dar tregua al espectador, que termina con un buen puñado de sospechosos capaces de iniciar el macabro juego. Un metraje ajustado que apenas se toma su tiempo en presentar a los personajes para meterse de lleno en la acción y el suspense. Los giros argumentales, aunque no se salgan de lo común, están medidos con precisión milimétrica, lo que no hace sino beneficiar a una trama que encuentra en el español Jaume Collet-Serra (La huérfana) un buen artesano del género.

Igualmente, tanto la labor de Neeson como la de Julianne Moore (La sombra de los otros), así como la del reparto en general, es correcta, sobre todo para lo que exigen sus propios personajes, de los que se intenta sacar algo de información a lo largo de la historia con resultados relativamente pobres. En este sentido es donde la película pierde fuerza. El trasfondo de algunos personajes, sobre todo del protagonista, no termina de revelarse correctamente. No es hasta el final que el espectador conoce las motivaciones personales del personaje de Neeson, impidiendo una mayor identificación con él. Asimismo, las excusas de los secuestradores para hacer lo que hacen en pos de la seguridad (o de la falta de ella, más bien) resultan un tanto absurdas.

Como decía al inicio, Non-Stop (Sin escalas) es uno de tantos thrillers ambientado en un avión. Puede que aporte poco o nada nuevo al género, pero entretiene lo suficiente como para no mirar el reloj cada 20 minutos. Realizada con sobriedad y sin grandes alardes audiovisuales, los amantes del género encontrarán en ella una propuesta interesante, con actores solventes y una resolución espectacular con el avión como gran protagonista. A los que estas cintas de suspense les digan más bien poco posiblemente se aburran viendo a Neeson recorrer el aparato de un lado a otro sin encontrar solución hasta el detalle final que, como no, nos lleva al inicio. Todo sea para demostrar que la seguridad no es más que una pantomima. Bueno…

Nota: 6/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: