‘La Lego película’: construir la imaginación infantil


Los héroes de 'La Lego película' deberán luchar contra la falta de imaginación.Se dice que si algo no aparece en la serie Los Simpsons no es realmente famoso. Con el juego de construcción Lego pasa algo parecido. Su evolución hasta convertirse en un espacio único en el que tienen cabida todo tipo de mundos y personajes. Sus videojuegos, además, han permitido a la marca dar un paso más allá y completar un estilo cómico, a modo de parodia, de las principales películas y sagas del cine (léase Star WarsIndiana Jones, los superhéroes de Marvel y DC, …). Ahora le toca el turno a la película, que como no podía ser de otro modo construye el siguiente escalón en dicha evolución.

Muchos pensarán que La Lego película es una de esas propuestas diseñadas para hacer caja de unos juguetes que tienen su vida útil hasta que se supera la infancia. Nada más lejos de la realidad. El film de Phil Lord y Christopher Miller, directores de Lluvia de albóndigas, es la clase de cinta de animación infantil que disfrutan grandes y pequeños. Es cierto que su desarrollo dramático y el tratamiento de sus personajes es más bien plano. Y es cierto que, aunque la sonrisa siempre asoma a la comisura de los labios, no llega nunca a generar la comicidad que podría esperarse de ella. Son aspectos que minoran su calidad. Pero su diseño visual, con esos mundos totalmente diferenciados que poco a poco se van mezclando, y la forma de abordar la característica más representativa de Lego (la construcción) es fascinante. Sobre todo un océano de piezas azules y blancas que es simplemente indescriptible.

Hay que reconocer, sin embargo, que el giro que da paso al tercer acto es tan brillante como imprevisto. Un punto de giro que cambia por completo el planteamiento de la trama y obliga a verla con renovados ojos, lo que a posteriori termina resultando un acierto, pues buena parte del infantilismo del film queda justificado. Un tercer acto que, además, posee moraleja para cualquier persona que se acerque a la sala: que nunca, jamás, deberíamos de perder la imaginación que desarrollamos en nuestra infancia, ni impedir que los más pequeños sean capaces de crear sus propias aventuras. Un final, en definitiva, que explica la lucha entre el villano de la función y los héroes de turno por liberar a la población de estos mundos de la tiranía de los planos que se incluyen en las cajas.

Tal vez no sea una producción espectacular (no creo que nadie lo esperara), pero La Lego película es un film que se disfruta. Sus constantes homenajes y parodias al cine y los grandes personajes de la pantalla (incluyendo, por cierto, a Los Simpsons) y de la cultura popular convierten a la cinta en un viaje prácticamente sin descanso que alcanza su clímax, curiosamente, fuera del mundo de construcción. Una historia para que los más pequeños desarrollen su creatividad más allá de los límites que les impone la realidad, y para que los adultos recuerden cómo, cuando eran pequeños, podían ser los amos de sus propios universos compuestos por piezas.

Nota: 7/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: