‘Jack Ryan: Operación Sombra’: un héroe de otra época


Chris Pine y Kevin Costner en 'Jack Ryan: Operación Sombra', de Kenneth Branagh.Las necesidades en el cine, al igual que en la vida real, hacen extraños compañeros de viaje. Por ejemplo, un actor como Kenneth Branagh, especializado en adaptar obras de Shakespeare al cine tanto delante como detrás de las cámaras, se ha pasado al cine de acción. Primero fue Thor en 2011, y ahora le llega el turno a esta especie de reinicio/precuela del personaje más famoso de Tom Clancy. Y como la necesidad da frutos de lo más imprevisibles, la providencia (o tal vez unas cartas no demasiado buenas) ha querido que esta nueva aventura de Jack Ryan no sea todo lo convincente que cabría esperar.

La verdad es que nunca ha sido un personaje excesivamente carismático. Tuvo su momento en los años 90 del pasado siglo, es cierto, pero el tiempo le ha dejado en una época y en un contexto que no han sabido avanzar con las necesidades nuevas que demanda el cine de acción y de intriga. Porque puestos a elegir en un panorama poblado por Jason Bourne y James Bond, Ryan se revela como un espía excesivamente previsible, a ratos monótono. Jack Ryan: Operación Sombra es una cinta de acción y suspense al uso. Su desarrollo no posee en ningún momento un giro relevante. Todo transcurre según lo previsto, incluso anunciando lo que ocurrirá unos minutos después. Es, en definitiva, un film que hace algunos años, cuando el género aún no había evolucionado, habría tenido otra repercusión.

De estas palabras puede desprenderse que la película es mediocre, lo cual no sería tampoco ajustarse a la realidad. Rodada con soltura y clasicismo por Branagh, el problema es que no aporta nada nuevo, ni al personaje ni al género. Tampoco ayuda el hecho de que lo mejor del reparto sean sus veteranos, sobre todo el propio Branagh, que posee algunos de los mejores y más inquietantes momentos del conjunto. En este sentido, hay que destacar el desperdicio de una actriz como Keira Knightley (Seda), que podría haber aportado mucho más a un personaje florero como este. En cuanto al protagonista, Chris Pine (Star Trek) hace lo que puede con un personaje muy plano, sin grandes conflictos internos y con una moralidad fuera de toda duda. En definitiva, un héroe de otra época, al igual que el film.

No es que Jack Ryan: Operación Sombra carezca de interés. A los amantes del género en su forma más tradicional les gustará casi con toda probabilidad. Es de agradecer que el film, una vez inicia la acción, no la abandone nunca. Puede hacerse un poco lenta al comienzo, pero eso es solo un espejismo. ¿Entretiene? Por supuesto. El problema es que no ofrece nada distinto de lo que ya se ha visto en sus aventuras. Incluso los villanos siguen siendo los mismos en una época en la que Estados Unidos ha cambiado, al menos momentáneamente, sus enemigos prioritarios. Tal vez si se hubiera corrido el riesgo de evolucionar al personaje y su universo estaríamos hablando en otro sentido. Pero eso nunca lo sabremos. Lo que nos queda es una aventura de espías correcta.

Nota: 6/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: