‘Mindscape’: no se puede luchar contra el poder de la mente


Taissa Farmiga y Mark Strong en 'Mindscape', de Jorge Dorado.Criticar una película puede ser de lo más sencillo. Si gusta, todo está bien; si no gusta, todo está mal. Pero tras cualquier producción existe un proceso creativo complejo que comienza con una idea. Cualquiera que se haya sentado ante una pantalla en blanco y haya decidido ponerse a desarrollar esa genialidad a la que lleva dándole vueltas varios días habrá comprobado que, en la mayoría de los casos, cuando se dota de consistencia física a ese concepto etéreo este pierde toda o parte de su magia. Bueno, pues eso mismo es lo que le ocurre al primer guión de Guy Holmes.

La película dirigida sin grandes alardes por Jorge Dorado, también debutante en esto del largometraje, se ofrece al espectador como un thriller cuanto menos interesante. Una agencia de personas capaces de meterse en la mente de la gente, un caso con niña prodigio y algo extraña de por medio, un pasado turbulento y traumático, un caso sin resolver, … Un punto de partida interesante. Pero ahí queda todo. El desarrollo dramático de ese concepto inicial no solo discurre por terrenos ya abonados por muchos y mejores guionistas durante décadas, sino que los elementos narrativos propios de cualquier thriller son utilizados de forma algo burda, haciendo que el espectador tome cierta distancia con la historia y, lo que es peor, gane la partida intelectual a un film que debería de ser un desafío algo mayor.

El mejor ejemplo reside en el detalle de una firma, elemento por otro lado muy utilizado. El problema no es la rúbrica en sí misma, sino su ubicación en la trama y junto a un personaje acostumbrado a fijarse en los detalles de los recuerdos que visita. Que no descubra hasta el final el engaño que esconde esto evidencia una cierta falta de soltura narrativa y dramática por parte de Holmes en el manejo de las claves del suspense. Problemas aparte, la cinta logra no decepcionar demasiado en su aspecto formal e interpretativo. Sin duda, lo mejor del film es el reparto, sobre todo Taissa Farmiga (The bling ring) y Mark Strong (La reina Victoria), que dotan a sus personajes de una profundidad mayor de la que parece desprenderse de su definición sobre el papel, sobre todo en esa relación al más puro estilo Lolita.

En definitiva, Mindscape es un thriller al uso. Uno de tantos que llegan a la cartelera a lo largo del año. No desagrada, pero tampoco apasiona. Su interesante y original comienzo (la presentación de la agencia y cómo trabajan los investigadores es de lo mejor del relato) se desinfla conforme pasan los minutos hasta derivar en un producto sin alma, obligado a un final más o menos previsible y con conflictos, puntos de giro y lugares ya conocidos. La sensación que deja en el espectador es la de estar ante algo que podría haber dado algo más de sí si se hubiera tenido la valentía de elaborar situaciones menos tópicas. Aunque como decía antes, no desagrada.

Nota: 5/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: