’12 años de esclavitud’: la vergüenza vence a la dignidad


Chiwetel Ejiofor y Michael Fassbender en '12 años de esclavitud', de Steve McQueen.Apenas tres películas. Eso es lo que ha tardado el director Steve McQueen (Shame) en demostrar que detrás de ese nombre hay algo más que una coincidencia afortunada. De hecho, hay mucho más. Su forma de narrar, la sensibilidad formal de sus planos y la sensibilidad moral que transmite a través de sus actores son los tres pilares de un estilo único e hipnótico que es capaz de embelesar al espectador y de hacerle estremecerse con la crudeza de los acontecimientos que narra a partes iguales. Su nueva película, gran favorita para los Oscars, se convierte en un vehículo para dar rienda suelta a dicho estilo, pero al mismo tiempo supone una crítica dura y sin miramientos a la historia de Estados Unidos.

De hecho, uno de los mejores aspectos de 12 años de esclavitud es la forma de afrontar los diferentes puntos de vista. Mientras que visiones algo más partidistas convertirían el relato en buenos contra malos (o lo que es lo mismo, negros contra blancos), McQueen se sumerge en la compleja sociedad esclavista de la época y, sobre todo, en la lucha de conflictos personales del protagonista, un Chiwetel Ejiofor (Salt) excepcional que muestra física y psicológicamente la evolución de un hombre libre al que le roban su libertad y, lo más importante, su dignidad. En este sentido, la película se aleja de la mera denuncia por los salvajes y brutales abusos de algunos de los propietarios de plantaciones (incluso en esta categoría había hombres y monstruos) para convertirse en un magistral relato de supervivencia, de miedo y de desesperación; un relato en el que apenas hay hueco para la esperanza y en el que, gracias a ese estilo del que antes hablaba, no se deja nada al azar.

Tal vez sea esto lo más criticado del film, pero es sin duda lo que define el carácter del relato. En pocas palabras, la película es violenta. Muy violenta en algunos momentos. Daños físicos frente a cámara, agresiones psicológicas, amenazas. Pocas cosas, por no decir ninguna, se dejan sin mostrar por la cámara. Desagradable, sí, pero en cierto modo necesario. Gracias a su forma de rodar los actores obtienen la libertad necesaria para explorar todos los rincones de sus personajes hasta límites insospechados, lo que redunda en un importante beneficio y permite a la historia transmitir diversas emociones. Cabe destacar en este aspecto que todo el reparto, desde la brutalidad e hipocresía de Michael Fassbender (Centurión) hasta los pocos y estupendos minutos de Brad Pitt (Babel), hace un trabajo maravilloso, ofreciendo matices a sus respectivos personajes y convirtiéndolos en algo más que unos meros estereotipos de la época.

Es innegable que 12 años de esclavitud es una película magistral. Steve McQueen logra reflejar la complejidad de una época en la que la vida de una persona de color valía realmente poco, una época en la que la hipocresía, el dolor y la violencia estaban a la orden del día. Se le puede achacar una cierta insistencia en los aspectos más escabrosos de la trama. Incluso una lentitud a la hora de narrar algunos momentos de la vida de este hombre que vivió toda una odisea durante más de una década. Son aspectos secundarios. La sensación que permanece al final es la de estar ante una obra atemporal, capaz de arrancar de los espectadores todo tipo de emociones y de obligar, en muchos momentos, a retirar la mirada por la vergüenza de saber que esto fue una historia real.

Nota: 9/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: