‘Boardwalk Empire’, calma tras la tormenta en su 4ª temporada


Jeffrey Wright es el nuevo villano en la cuarta temporada de 'Boardwalk Empire'.Todo apuntaba a ello. El final de la tercera temporada de Boardwalk Empire auguraba un futuro más que interesante en el que nuevos personajes y nuevos riesgos harían su entrada en escena. Pues bien, esta nueva temporada ha permitido, en este sentido, repartir nuevas cartas en esta partida por el control de la costa este de Estados Unidos. Y lo ha hecho apelando a un conocido dicho: “después de la tormenta siempre llega la calma”. Habrá quienes piensen que los 12 episodios que componen esta nueva entrega carecen de la agresividad de sus predecesores. En cierto modo es verdad, pero no se ajusta del todo a la realidad.

La situación que se encuentra el espectador nada más comenzar la temporada no podría ser más reveladora. Una reunión de los principales jefes mafiosos en la que se acuerda un pacto de no agresión tras la cruenta guerra vivida poco tiempo antes. Una imagen que, por extensión, define el carácter comedido y negociador de la mayor parte de las decisiones que toman los personajes, comenzando por un Enoch Thompson que vive recluido en un hotel próximo a la playa con el único objetivo de abandonar la vida criminal de una vez por todas. En este sentido, los capítulos se antojan una travesía en el desierto de lo que hasta ahora venía siendo la serie creada por Terence Winter (guionista de Los Soprano).

Al mismo tiempo, sin embargo, esta aparente calma (que nadie se engañe, esto sigue siendo una historia en la que los hombres persiguen y cogen lo que quieren a través de la violencia) permite a la trama y a sus personajes respirar aire fresco. Son la pausa necesaria para coger fuerza de nuevo en su quinta temporada y acometer los cambios iniciados en esta cuarta entrega de forma más contundente. Dicho de otro modo, la historia no se frena, sino que entra en la necesaria fase de explicación, lo que vendría a ser el inicio del segundo acto en cualquier largometraje. La ausencia de una violencia continuada permite, además, que el desarrollo dramático se centre en los personajes secundarios, algo olvidados en la temporada anterior, para que puedan encontrar su nuevo lugar en este mundo de corrupción y mafia que, a pesar de ser el mismo, está evolucionando de forma sorprendente.

No pretendo que de lo anterior se desprenda la idea de que esta nueva temporada de Boardwalk Empire es inferior en calidad dramática que sus predecesoras. Más bien al contrario. La serie ha sabido reinventar sus términos de partida, ha sabido lavar su imagen utilizando una necesaria pausa, pudiendo retomar el pulso de historias secundarias, recuperando personajes con poca presencia e incorporando otros que, tal vez sin el carisma ni la fuerza del que interpretó Bobby Cannavale (Blue Jasmine) en la anterior entrega, sí tienen el suficiente carácter como para ser muy interesantes, destacando sobre todo el de Jeffrey Wright (Los Juegos del Hambre: En llamas) y su obsesión con los pasajes bíblicos. Amén de otras incorporaciones históricas como la de J. Edgar Hoover, al que da vida Eric Ladin (serie The Killing). 12 capítulos maravillosamente aprovechados que sitúan la historia en un nuevo punto de inflexión en el que las traiciones, los pactos secretos y los rencores generados revelan nuevos caminos narrativos a explorar.

La importancia de los personajes

Michael K. Williams y Jack Huston en un momento de la cuarta temporada de 'Boardwalk Empire'.Aunque si algo ha marcado esta nueva tanda de episodios ha sido, sin duda, la despedida de numerosos personajes más o menos principales. Es cierto que la serie siempre se ha caracterizado por el poco apego que le tiene a sus protagonistas, algo loable que permite una libertad inexistente en otro tipo de producciones. Pero lo ocurrido en esta ocasión adquiere un mayor impacto, tal vez por el aura trágica y misteriosa de alguno de los roles eliminados, tal vez por los motivos de otros.

Boardwalk Empire siempre ha sido una historia de traiciones, de personajes que no dudan en matar a sus supuestos socios si eso les beneficia. Pero esas traiciones siempre se habían mantenido, como decimos, entre aliados. Nunca entre miembros de una única familia. Este aspecto es sin duda uno de los más relevantes de la trama. La presencia del FBI y sus tácticas para acabar con el crimen organizado llevan a muchos personajes al límite de sus posibilidades. Más allá de la elegancia con la que la producción ofrece la imagen de villano de aquellos que supuestamente son los “buenos de la película”, lo que impacta es la resolución de dichas situaciones límites. Pocas veces se había visto en la serie un impacto tan claro en el entorno del protagonista de una trama secundaria como la que protagonizan los agentes de la ley. Sin desvelar demasiado, simplemente mencionaré que la resolución de esta línea argumental marca el inicio de la quinta temporada con esa imagen final del personaje de Steve Buscemi (28 días) en la estación.

Y me detengo en uno de los momentos más impactantes y, al mismo tiempo, más lógicos desde que empezó la serie. Aquellos que conozcan la trama sabrán que el personaje de Richard Harrow (interpretado magistralmente por Jack Huston), compañero en la guerra de James Darmody (Michael Pitt), se ha convertido con el paso de los años en uno de esos iconos de la pequeña pantalla. Silencioso, con el rostro desfigurado y la mirada fría e inexpresiva, su eficacia para matar y su lealtad y honor le convertían en un peligroso a la par que admirado personaje. El final de la anterior temporada le dejó como protagonista de un baño de sangre, acontecimiento que le deja marcado hasta el punto de sufrir un cambio radical en esta nueva entrega. Su incapacidad para matar, así como su deseo de iniciar una nueva vida, le otorgaban una mayor profundidad, pero al mismo tiempo eliminaban su esencia y, de paso, forzaban la necesidad de su desaparición de esta ecuación de asesinos y gánsters. Eso sí, se hace como merece un personaje de estas características. La serie no será lo mismo sin su presencia.

Claro que, por otro lado, lo que esta quinta temporada pierde en personajes lo gana en la recuperación de otros que parecían estar desaparecidos en etapas anteriores. Me refiero sobre todo a los personajes de Michael Shannon (El hombre de acero) y Stephen Graham (This is England), este último en la piel de Al Capone. Tras unas temporadas en las que parecían adquirir algo más de protagonismo, su perfil bajó hasta convertirse casi en una mera excusa para rellenar huecos en el desarrollo del resto de tramas. Afortunadamente para el conjunto de la producción, la ausencia de violencia y de desarrollo de la trama principal que antes mencionábamos dan más espacio a la recuperación de estos personajes, sobre todo del primero, que vuelve a mostrarse con la fuerza que hipnotizó en la ya lejana primera temporada.

No ha sido esta una temporada al uso. Es cierto que ha habido un villano, que las conspiraciones y los intentos de asesinato han poblado varios minutos de cada uno de los episodios, pero en líneas generales la sensación que queda es la de haber asistido a un movimiento de estructuras, más o menos como si el final de los anteriores 12 episodios hubieran activado un engranaje que colocara el tablero de juego en otra posición. El acierto de Boardwalk Empire, y lo que la define como la gran serie que es, reside en haber utilizado esto para avanzar en todos aquellos aspectos que había dejado momentáneamente abandonados, enriqueciendo el mundo creado y planteando un futuro prometedor.

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

2 Responses to ‘Boardwalk Empire’, calma tras la tormenta en su 4ª temporada

  1. Alejandra Álvarez dice:

    Es una de mis series favoritas de la actualidad Boardwalk Empire con Steve Buscemi aunque reconozco que esta última me ha costado bastante. La he notado demasiado dispersa y le ha costado bastante coger el ritmo. La anterior fue sublime.

    • Desde luego, la tercera fue de las mejores de la serie, si no la mejor. Y aunque la cuarta ha sido un poco más lenta, creo que tiene muchas cosas interesantes que, por lo que parece, tienen su resolución en la quinta y última temporada. Gracias por el comentario!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: