‘Rush’: la pasión de dos personalidades opuestas


Chris Hemsworth (James Hunt) y Daniel Brühl (Niki Lauda) en 'Rush', de Ron Howard.Tanto si uno es seguidor de la Fórmula 1 como si el mundo del motor no le interesa para nada, la historia de Niki Lauda es un ejemplo trágico de superación. Su rivalidad con James Hunt, su terrible accidente y su posterior reincorporación a los circuitos del mundial le convirtieron en una leyenda viva que el nuevo film de Ron Howard (Apolo 13) recoge con fidelidad y acierto, remarcando las opuestas personalidades en la pista y fuera de ella de los contrincantes, y creando algunos de los mejores momentos de carreras que se han visto en la gran pantalla.

Claro que buena parte del mérito pertenece a Peter Morgan. El guionista de El desafío. Frost contra Nixon (2008) pone sobre el papel la personalidad de cada uno de los personajes como si de una religión se tratara. Cada detalle, cada decisión, es una vía de expresión de sus formas de ser diametralmente opuestas. Da igual que sea una boda o una carrera, una conversación en un hangar o la forma de celebrar un título. Mientras Lauda ve la vida como un camino de disciplina, cálculo y legalidad a cumplir, Hunt es la representación terrenal de Baco, el dios griego del vino y la locura. Una decisión, la de mostrarles de una forma tan uniforme, que en algún momento muestra sus carencias, haciendo que repercuta en el ritmo del conjunto y en algunas decisiones. Sin embargo, no es algo alarmante, al contrario. El guión aprovecha esto para labrar poco a poco el mensaje que finalmente se desvela con el discurso de Lauda, y que no es otro que en la aparente rivalidad se esconde una amistad y respeto mutuos por una pasión compartida.

Este es otro de los fallos del film: la voz narrativa. Howard abusa demasiado del recurso en los primeros compases de forma innecesaria para trasladas al espectador una información necesaria pero fácil de comunicar en imágenes o, si llega el caso, a través de diálogo. Una decisión, por cierto, que contrasta con el resto de la narrativa visual, impactante en sus carreras (sobre todo en la última de Japón) y fiel hasta límites obsesivos en los detalles de la época y de los personajes. Por no hablar del accidente, estremecedor y recreado plano a plano. En este sentido hay que destacar la labor de los actores principales. Tanto Daniel Brühl (Los Pelayos) encarnando a Lauda como Chris Hemsworth (Los Vengadores) en su papel de Hunt sobresalen del conjunto para convertirse literalmente en dos rivales interpretativos. Desde luego, si hay que elegir tal vez sea el segundo el que más sorprende por aquello de que sus papeles hasta ahora le habían exigido poco dramáticamente hablando.

Ron Howard vuelve a demostrar con Rush que es un director polivalente y todoterreno, capaz de sumergirse en cualquier tipo de género y trama sin que esta se vea seriamente afectada por una falta de carácter narrativo. Desde luego, lo que más destaca del film son las carreras y algunas formas de resolver determinados momentos, así como los actores. Sí, tiene fallos, sobre todo en el habitual descenso de ritmo del segundo acto, pero no una vez terminado el metraje no deja una huella demasiado profunda en la impresión general. Entretenida y sobre todo muy fiel a una tragedia que estuvo a punto de ser mortal.

Nota: 7/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: