‘Cruce de caminos’: el destino compensa los errores


Ryan Gosling y Eva Menes protagonizan 'Cruce de caminos', de Derek Cianfrance.Es curioso cómo hay películas que son capaces de redimir la imagen de algunos actores. La semana pasada era el turno de Matthew McConaughey con Mud, y en la película que ahora abordamos le toca el turno a Bradley Cooper (El lado bueno de las cosas) y Eva Mendes (Los otros dos), famosos por films menos exigentes dramáticamente hablando. Claro que para lograrlo no hay nada mejor que un drama tan bien estructurado y dirigido como el de Derek Cianfrance, quien hace poco ya deslumbró con su anterior película, Blue Valentine (2010).

Mencionar a estos dos actores no es casual. Es sobre ellos sobre los que se apoya la gran mayoría del relato, y son ellos los que realizan un trabajo sencillamente brillante. Aunque quizá merece un mayor reconocimiento la estrella de El equipo A (2010). La complejidad de su personaje, un hombre marcado por un error que busca hacer siempre lo correcto y cuya ambición no parece tener límites, nutre sustancialmente la trama desde el momento en el que aparece y su destino queda irremediablemente ligado a los personajes de Mendes y Ryan Gosling (Crazy, Stupid, Love). La forma de abordar dicha complejidad y, sobre todo, la evolución que sufre a lo largo de la película, termina acaparando la mayor parte de la atención, por encima incluso de ese mensaje acerca del destino y la forma que tiene de reparar los desequilibrios.

En efecto, es esta una película de personajes. La fuerza de sus acciones, de sus decisiones y de sus personalidades lo inunda todo, incluyendo trama y planificación. Cianfrance se confirma como un director de actores más que como un realizador vistoso (lo que no impide que haya algunos recursos muy interesantes), algo cada vez más difícil de ver hoy en día, creando con ello un drama desgarrador y trágico, un cruce de destinos promovido de forma indirecta por el personaje de Gosling, verdadero motor dramático al que el actor vuelve a aportar ese toque pillo y tierno que solo él sabe conseguir.

Cruce de caminos es, en líneas generales, un drama atemporal, una metáfora de cómo la vida termina por devolvernos de la forma más extraña posible los errores y las malas decisiones del pasado. No es en sí misma excesivamente original; no logra tampoco sacar el máximo partido a las secuencias de velocidad y adrenalina que posee. Pero sus actores están sencillamente inmensos, hasta el punto de hacer olvidar sus defectos secundarios. Una película para disfrutar.

Nota: 7/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: