‘Dolor y dinero’: aunque no lo parezca, sigue siendo una historia real


Anthony Mackie, Mark Wahlberg y Dwayne Johnson en 'Dolor y dinero', de Michael Bay.Michael Bay, director de películas como La Roca (1996) o la saga ‘Transformers’, siempre ha generado opiniones muy radicales a favor y en contra de su trabajo. Hay quien le considera uno de los mejores en su campo, el cine de acción, mientras que otros simplemente la tachan de realizador efectista. Su nueva película avivará más este debate, eso seguro, pues posee argumentos a favor de ambos bandos. Es cierto que esta historia verídica sobre unos culturistas que tratan de conseguir dinero y riqueza robando y matando a un empresario posee el tino Bay que tan famoso le ha hecho, pero no es menos cierto que el film se sustenta en su gran mayoría por lo inverosímil de la trama, y no porque esta esté rodada con soltura y frescura.

De hecho, lo mejor de la película es precisamente eso, lo surrealista de su desarrollo. Más allá de la evidente falta de inteligencia de sus protagonistas, lo más llamativo es cómo cada uno de ellos, a través de un diálogo con el espectador con sus respectivas voces en off (lo cual puede despistar al principio, por cierto), justifica sus propias acciones en conceptos como la misión divina o el sueño americano, verdadero eje argumental de todo este cúmulo de malas decisiones y peores ejecuciones. En este sentido hay que señalar que Dolor y dinero es posiblemente la película con un mayor contenido moral de toda la filmografía del director. En todo momento se plantean en pantalla diversos dilemas y situaciones que remiten una y otra vez a un estilo de vida que genera la imperiosa necesidad de adquirirlo, aunque sea por la fuerza. Por no hablar del mensaje indirecto acerca de lo nocivo que puede ser tener mucho músculo pero poco cerebro a la hora de elaborar un plan que, recordemos, sigue lo ocurrido en un hecho real.

Aunque si la historia es un tanto surrealista (prueba de ello es la necesidad de remarcar en alguna que otra ocasión con texto sobreimpresionado que esto sigue siendo una historia real), el verdadero corazón de la película es su trío protagonista, conformado por actores que, a pesar de sus evidentes limitaciones, pasan la prueba con sobresaliente. Quizá sobresalga Dwayne Johnson (Rompedientes), quien curiosamente tiene a su cargo el rol con mayor recorrido emocional de la cinta. Su evolución desde un ex convicto cristiano incapaz de hacer daño hasta un adicto a las drogas es notable, sobre todo en algunas ocasiones. Que nadie piense con esto que estamos ante un talento a descubrir, pero para el tipo de personaje y los recursos del actor, el trabajo es muy destacable.

Sin embargo, la cinta se resiente un poco por el propio director. He de confesar que siempre he admirado a Michael Bay como un director más que solvente en su especialización, pero Dolor y dinero es una prueba de que se está estancando en un estereotipo, de que su lenguaje cinematográfico está llegando a sus topes. Piel brillante, protagonistas femeninas de infarto y coches de lujo conforman el mosaico de unos planos que ya se han visto en demasiadas ocasiones, incluyendo uno giratorio que llamó la atención en Dos policías rebeldes II (2003). Ojo, no está mal contada, pero aquellos que conozcan un poco la trayectoria del director sufrirán un leve déjà vu. En cualquier caso, es un caso diferente en su carrera, con algo más de contenido que la mera acción. Y entretiene, aunque solo sea por ver algunas de las mayores locuras ocurridas en la vida real.

Nota: 7/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

2 Responses to ‘Dolor y dinero’: aunque no lo parezca, sigue siendo una historia real

  1. Alberto says:

    Realmente, he salido decepcionado del cine, cuando voy a ver una película que trata sobre culturistas en busca del sueño americano, no me imaginaba esto. Y no logro entender como una historia real sobre un grupo de “mala y despreciable gente” se puede hacer un guión de comedia/acción donde desde un principio te hace cojer un cierto “cariño” por los protagonistas e incluso que son los buenos de la historia, cuando en realidad son criminales despreciables que de culturistas tienen poco o nada, el propio Schuller victima real de la historia, dice que ningún personaje se parece a la realidad. Con un gran Dwayne “The Rock” Johnson con un personaje que no le pega en absoluto. Resumiendo es una película que con otros actores más adaptados a la realidad y un guión o más veridico o totalmente diferente quizá la cosa mejoraría mucho porque la película en si no es mala, pero no te deja con un buen sabor de boca… Seguramente si preguntaran al salir del cine la mayoría dirían que no esperaban eso, sobretodo gente joven.

    • Estoy contigo en que la película termina provocando sentimientos encontrados. Entretiene y en líneas generales no está mal, pero tienes razón: da la sensación de que podría haberse hecho algo mejor. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: