‘Elysium’: el despotismo de los poderosos con el tercer mundo


Matt Damon y Alice Braga en 'Elysium', de Neill Blomkamp.Hay personas que denuncian las injusticias y las desigualdades sociales a través de los medios de comunicación o de diferentes ONGs. En el caso de Neill Blomkamp, director que ha vivido muy de cerca la diferencia de clases, es el cine comercial. Para algunos esta será una forma poco digna de abordar este drama humano, pero lo cierto es que sus historias, más allá de su carcasa fantástica y espectacular, son en realidad unas críticas feroces a la actitud del primer mundo con respecto al tercero, más concretamente a África, lugar del que él procede. Su última propuesta es un claro ejemplo de ello.

De hecho, es lo más impactante del conjunto. El reflejo de la sociedad avanzada en contraste con la más absoluta pobreza (no solo económica, sino moral y social) a través de dos mundos diferentes que se presenta en el film es tan apabullante y está tan bien definido que marca el devenir del resto de elementos. Es más, la historia de salvación que narra el film a través de sus set piece de acción tiene poca importancia en comparación con el mensaje que lleva adjunto, y que no es otro que la falta de moralidad y conciencia de una sociedad que lo tiene todo y que prefiere explotar a aquellos que no tienen nada antes que ayudarles a salir adelante; todo por un mayor poder y beneficio económico.

Claro que no es lo único positivo de este interesante film. Blomkamp demuestra que no solo posee una mirada crítica, sino una interesante forma de narrar. Los momentos de acción poseen algunas ideas visuales realmente frescas, demostrando que el carácter fantástico no solo está en el diseño de producción (una de las grandes bazas del conjunto), sino en la forma de rodar. Su calidad como director queda igualmente plasmada en la labor de los actores, todos ellos con un nivel excelente, destacando sobre todo Sharlto Copley (El equipo A), quien se convierte en uno de los personajes más interesantes de la cinta, y a Matt Damon (Infiltrados), que humaniza un personaje ya de por sí corriente que se ve envuelto en una situación excepcional.

Precisamente el rol de Copley (con permiso del de Jodie Foster) es el encargado de trasladar el otro gran mensaje en el que se sustenta la trama: que el peligro no proviene de ese mundo empobrecido y moribundo, sino del interior de esa especie de paraíso que los poderosos se han construido. Al fin y al cabo, lo que Elysium trata de reflejar es que las desigualdades del mundo no se producen por la falta de recursos o de medios, sino por la bajeza moral de aquellos que controlan dichos medios, de los poderosos cuyo único interés es el control absoluto. En este sentido, la película es brillante, logrando remover la conciencia de aquellos que acudan a las salas con algo más que la mera idea de entretenimiento. No es una película perfecta (existen algunas concesiones algo ilógicas), pero desde luego es una gran historia de ciencia ficción. ¡Ah, por cierto! No hay que dejar pasar la ocasión de la diferencia de idiomas entre Elysium y la Tierra.

Nota: 8/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: