‘Lobezno inmortal’: Jackman sigue siendo Logan incluso sin poderes


Svetlana Khodchenkova y Hugh Jackman en 'Lobezno inmortal'. de James Mangold.Aquellos que no sean muy aficionados a los mutantes más famosos del cómic tal vez no conozcan en profundidad el personaje de Lobezno. Baste decir que su carácter, su capacidad de curar cualquier herida y su esqueleto recubierto de un metal indestructible (incluyendo unas enormes garras) le han convertido en uno de los mayores iconos entre los superhéroes. De ahí la necesidad de Marvel de explotar al máximo su imagen. El problema es que dicho atractivo no nace únicamente del propio personaje, sino de su continuo contraste con los compañeros que le rodean. Tal vez por eso ninguna de sus incursiones en solitario ha terminado de cuajar, incluyendo esta última dirigida por James Mangold (En la cuerda floja).

Desde luego, tiene suficientes elementos para convertirse en una interesante cinta de acción. El guión, sin llegar a ser excesivamente brillante, sí tiene el desarrollo suficiente para narrar una historia de redención tan propia del personaje, a pesar de algunos descensos alarmantes en el ritmo. Ni qué decir tiene que Hugh Jackman (Australia) vuelve a demostrar que Lobezno es él y viceversa. Incluso en una historia como esta, donde el superhéroe pierde buena parte de las señas de identidad que le definen, la labor de Jackman ayuda a afianzar las raíces de un rol que debería descansar cuando el actor se niegue a continuar.

Sin embargo, existen varios “peros” secundarios que tienen mucho que ver con la labor de Mangold tras las cámaras. No es la primera vez que se pone al frente de una cinta de acción, y a pesar de todo muchas de las secuencias de combate ofrecen un desarrollo algo tosco, burdo según se mire, con movimiento desenfrenado que oculta la terrible verdad de que no ocurre nada delante de las cámaras. El hecho de que los numerosos extras que simulan ser samuráis se dediquen a saltar y realizar acrobacias sin aportar nada a la acción es llamativo, del mismo modo que esa extraña pasión del director por lanzar a los personajes contra todo tipo de objetos, presumiblemente para demostrar que, ante todo, son superhombres.

Tampoco ayuda al conjunto el hecho de que la historia verse sobre la pérdida del poder regenerativo del protagonista y éste sobreviva casi sin pestañear a diversos disparos en zonas críticas del cuerpo humano. Detalles, sí. Pero detalles que distraen lo suficiente para que el conjunto resulte mermado. Una lástima, pues Lobezno inmortal podría disfrutarse mucho más.

Nota: 6/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: