‘Llévame a la Luna’: la importancia de ser agradable


Dany Boon y Diane Kruger protagonizan 'Llévame a la Luna', de Pascal Chaumeil.Películas como Llévame a la Luna demuestran que los tiempos actuales tienden hacia el sexo como epicentro de todo gag y chiste fácil que contenga una comedia. Hay ocasiones en las que es necesario dar un paso atrás para poder ver con perspectiva el panorama general de la comedia cinematográfica y comprender que, más allá de experimentos con cierto éxito, la calidad general de las producciones de este tipo tiende a ser realmente baja. Es por eso que propuestas como esta, sin ser grandes obras que graben a fuego sus escenas en la memoria de los espectadores, se convierten en un soplo de aire fresco gracias a su sencillez y su humildad.

Dos elementos fundamentales en esta clásica historia de chico encuentra chica, chico se enamora de chica, chico pierde chica, chico recupera a chica. Bueno, no tan clásica si atendemos a que todo está urdido por la chica para hacer frente a una especie de tradición/maldición familiar. El desarrollo dramático, a pesar de ser muy conocido y previsible, responde con creces a lo que se espera de él, es decir, algún que otro momento divertido (como la secuencia en la sala del dentista), pero sobre todo consigue mantener un aire afable y distraído que mantiene en todo momento la sonrisa cómplice del espectador.

En este sentido tienen mucho que ver los actores, tanto los más que correctos protagonistas Diane Kruger (Troya) y Dany Boon (Bienvenidos al norte) como algunos secundarios, en especial los masculinos. Visto lo visto, ¿qué tiene de malo la película? En realidad, nada y todo. El film es intrascendente. Su historia, a pesar de estar llevada con cierta soltura por Pascal Chaumeil (Los seductores), es plana y algo mediocre en lo que a conflicto se refiere. En ningún momento logra destacar, sobresalir, lo que termina por definirla como una comedia más.

A pesar de todo, Llévame a la Luna es un producto a disfrutar para los seguidores del género. Puede que no encuentren en ella nada particularmente memorable, pero en ningún momento notarán la sensación de estar ante una propuesta soez e incapaz de encontrar una identidad propia alejada del humor adolescente que solo sabe reírse del sexo. Es, en este sentido, un soplo de aire fresco, una agradable comedia romántica que demuestra que todavía hay posibilidad de recuperar los cánones más tradicionales del género.

Nota: 6/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: