‘Da Vinci’s demons’, fantasía hasta el absurdo en su 1ª temporada


La fantasía sobrepasa a la Historia en la primera temporada de 'Da Vinci's demons'.Se suele decir que la serie de televisión es territorio conquistado para los guionistas. Vamos, que es el medio en el que más cómodos se sienten, sobre todo porque tienen el tiempo suficiente para desarrollar tramas y personajes de forma mucho más profunda y compleja. El caso de David S. Goyer debe ser la excepción que confirma la regla, si es que hay regla. El guionista de películas como la reciente El hombre de acero o la última trilogía sobre Batman es uno de los nombres más respetados de la ciencia ficción y la fantasía moderna, de ahí que la llegada de Da Vinci’s demons, serie sobre Leonardo Da Vinci firmada por él, generase un especial interés, al menos para quien esto suscribe. Una vez vistos los 8 episodios de su primera temporada (ya se ha anunciado una segunda), solo se puede confirmar que Goyer no se encuentra cómodo en el formato seriado.

La verdad es que no debería sorprenderme. Suya es también la historia de FlashForward, que terminó en una primera temporada intentando cerrar de una forma más o menos coherente las múltiples incoherencias que se generaron en su desarrollo. Algo parecido le ocurre a esta trama que sigue las aventuras desconocidas de un joven Da Vinci que descubre formar parte de una orden secreta que permanece a través del tiempo y del espacio y que busca ante todo salvaguardar la Humanidad. Entre medias, por supuesto, algunos acontecimientos históricos y otros más fantasiosos que sirven para armar una historia de aventuras y de efectismos desmedidos. Siendo sincero, la sensación que deja es ambigua. Por un lado, los aspectos menos históricos del conjunto oscilan entre lo original y lo absurdo; por otro, los acontecimientos históricos pasan de ser protagonistas a meras excusas argumentales.

He de confesar que otro de los motivos para tratar de disfrutar con Da Vinci’s demons es mi afición por las intrigas históricas y los elementos fantásticos que siempre rodean a personajes tan influyentes e imprescindibles como el pintor/ingeniero/escultor/todo lo que uno pueda imaginarse. Lo que se hace en la serie, sin embargo, es convertir al estudioso e inquieto personaje en un engreído y sí, inquieto, joven que comienza estudiando su entorno para terminar utilizándolo a su antojo como si de un semidios se tratara. De hecho, parece no tener ninguna debilidad, uno de los puntos más débiles, valga la redundancia, del conjunto. Es el mejor espadachín, el mejor pintor, un ingeniero sin parangón, y seduce a mujeres y hombres por igual. De hecho, es capaz de escapar de edificios que desconoce y proyectar en su mente los planos de castillos que ha descubierto unas horas antes.

Da la sensación de que nada puede corromper al personaje, lo que termina por convertirlo en mucho más fantasioso que las tramas en las que se le involucra. En este sentido, nada puede hacer Tom Riley (Vaya par de productorex), actor encargado de interpretar a Da Vinci y que capta bastante bien la esencia del personaje, al menos lo que se muestra de él en pantalla. Pero hablaba de las fantásticas tramas en las que se le involucra. Puedo entender que, dado que la premisa base es contar aventuras ignotas del joven artista, se le sitúe en medio de intrigas, sectas y planes intemporales, pero hay momentos en los que se sobrepasa la credulidad del espectador. El mejor ejemplo quizá sea su encuentro con Vlad el empalador, también conocido como Drácula. Presentar a este noble de lo que hoy es Rumanía como un ser casi indestructible y con aspecto vampírico es poco menos que ridículo.

La realidad salva a la ficción

Claro que el hecho de que Leonardo Da Vinci termine la primera temporada con un embarque pendiente a tierras de occidente guiado por un plano de lo que a todas luces es América del Sur, cuando estas tierras todavía no habían sido descubiertas por Cristobal Colón, tampoco merece ser ignorado. De nuevo, es comprensible que se introduzcan elementos fantásticos en la trama, pero todo tiene un límite. ¿Acaso la época y el país en el que se desarrolla no aportan suficientes elementos para desarrollar esa idea de fantasía? Puede que esta sea la pregunta que se hayan realizado los responsables, y puede que la respondan en el capítulo que cierra esta primera temporada.

Podría interpretarse como una declaración de intenciones. Da Vinci’s demons no logra tomar partido ni por sus elementos creados para la ocasión ni por los hechos históricamente acontecidos. Tan pronto otorga protagonismo a estos últimos (sin duda lo mejor de la irregular serie) como se mete de lleno con la fantasía, especulando incluso con el contenido de los famosos archivos secretos del Vaticano, donde encontramos incluso una Lanza del Destino capaz de atravesar el metal como si estuviera hecha de fuego. El último episodio, empero, se centra principalmente en los acontecimientos históricos acaecidos en Florencia alrededor del intento de asesinato de los Médici.

La resolución de este ataque en plena misa en Santa María del Fiore, en la que muere el hermano de Lorenzo de Médici, Giuliano, es quizá de lo mejor de toda la serie por lo que tiene de histórico y la perfecta justificación que encuentra en todos los acontecimientos desarrollados anteriormente en forma de conjuras, intrigas y subterfugios para socavar el poder de la poderosa familia de banqueros. El hecho de que la temporada termine con esta brutal acción permite pensar que, a pesar de los inevitables y apetecibles elementos de ciencia ficción que debe contener, la Historia va a tener un mayor peso en el conjunto, aparcando los intentos por situar a Da Vinci junto a personajes de la literatura fantástica o en viajes transoceánicos que es imposible que hiciera.

Es más, la paulatina apuesta por la realidad de la época ha traído consigo una notoria mejoría de la producción en general. Evidentemente tiene muchos flecos por pulir, como pueden ser algunos diseños de vestuario o de escenarios (y no me refiero al uso de cromas, seña de identidad de la serie), pero no cabe duda de que los últimos episodios distan bastante del planteamiento inicial. Al menos el protagonista tiene una motivación mayor que su propio ego, y la forma de concluir la temporada deja en el aire muchas intrigas, además de desvelar otras tantas que, esperemos, enriquecerán todos los aspectos dramáticos.

Desde luego, la figura de Leonardo Da Vinci ofrece múltiples especulaciones, y el hecho de que una serie como Da Vinci’s demons se atreva a mostrarlas debería ser motivo para atraer a los interesados en este tipo de historias. Es el desmedido afán por situarle en el centro de todo lo fantástico lo que genera rechazo. Es lo que ocurre en sus primeros episodios pero no en los últimos, que se toleran algo mejor. Puede que sea porque el espectador ya se ha acostumbrado a cierta incoherencia en el desarrollo dramático, o tal vez porque se han modificado los parámetros del argumento. Como decíamos al comienzo, David S. Goyer no parece sentirse cómodo en la televisión, pero ha logrado prorrogar el producto una temporada más. Mucho tendrá que modificar.

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

2 Responses to ‘Da Vinci’s demons’, fantasía hasta el absurdo en su 1ª temporada

  1. Juano says:

    Hola.

    Claramente, la serie posee ciertas incoherencias históricas que son imposibles de ignorar. Sobretodo, si se trata de uno de los hombres más multifacéticos que ha producido la Historia. Concuerdo que quizás el guionista no haya podido suplir esos vacíos contextuales importantes a la hora de reproducir este proyecto. Pero él mismo ha justificado esa acción, diciendo que es más una “revisión histórica” de sus años jóvenes. Y como tal “revisión histórica”, uno puede tener la libertad para agregar y quitar elementos, con el fin de que el producto sea más atractivo. Claro que en este caso, la libertad que tomó este guionista fue desmedida. A final de cuentas, la serie tiene esos vacíos. Esperemos que repunte en su segunda temporada.

    Escribí algo acerca de esta serie para que la puedas leer y opinar si gustes.

    http://www.hijos-del-atomo.com/cine-y-series/da-vincis-demons-la-mejor-historia-gana/

    Juano

    • Hola Juano. Creo que tienes mucha razón. Este tipo de ficciones históricas me gustan, pero en este caso creo que han exagerado mucho, sobre todo con algunos personajes y tramas que no tienen mucha coherencia.

      Leeré con gusto la opinión en tu blog y te diré algo. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: