‘Los becarios’: vendedores de la brecha digital


Vince Vaughn y Owen Wilson son 'Los becarios', de Shawn Levy.Algo tienen. No sabría decir muy bien el qué, pero las comedias de Vince Vaughn (Los amos del barrio), Owen Wilson (Los padres de ella) o Ben Stiller (Tropic Thunder) son productos que, a pesar de sus evidentes limitaciones artísticas y técnicas, siempre cumplen con sus expectativas, ofreciendo dos horas de diversión tan inocente como intrascendente. El caso de esta historia protagonizada por dos veteranos vendedores reconvertidos en becarios de Google no se aleja ni un ápice del desarrollo corriente de este tipo de comedias, pero no resulta ofensiva, algo que se antoja suficiente dentro de un género cada vez más dirigido al ámbito sexual.

Es más, la combinación de estilos tradicionales de comedia con el humor que generan las nuevas tecnologías y el fenómeno fan que parece ir aparejado a todos los especialistas en ellas da como resultado un film fresco que reviste los viejos gags con nuevas vestimentas. Ahí está, por ejemplo, la inevitable secuencia de la iniciación a la vida del pardillo de turno, o la crisis del protagonista ante la sensación de fracasar en un mundo que solo acepta el esfuerzo si viene acompañado de una habilidad innata para el entorno digital. En el fondo, todo es más de lo mismo, pero maquillado con una de las marcas más poderosas del momento. Lo dicho, todo muy previsible pero maquillado para lograr un producto entretenido, algo que no es necesariamente malo, más bien al contrario.

Por otro lado, la labor del director Shawn Levy (Noche en el museo), realizador curtido en este tipo de tramas, aporta al conjunto la entidad necesaria, y resuelve con bastante buen hacer algunos de los momentos más hilarantes de la película, como la mencionada iniciación al alcohol o el encuentro con un falso profesor Xavier, uno de los momentos más “frikis” del metraje. Más que tratar de aportar un punto de vista diferente, Levy ofrece una calidad artesanal que jamás se sale del guión, valga la expresión, pero que tampoco impide apreciar el mensaje que se esconde tras las bromas y los gags.

Un mensaje, por cierto, que encaja bastante bien en una sociedad en la que la brecha digital entre las nuevas generaciones y sus predecesoras es cada vez más evidente. Los protagonistas representan ese sector de la sociedad para el que los ordenadores e Internet son un mundo distinto y al que hay que acercarse con respeto y cuidado, mientras que sus rivales son jóvenes que han crecido con un nuevo lenguaje. Pero como suele ocurrir en estos casos, lo relevante no es tanto saber manejar una máquina como entender los valores que llevan al éxito. Algo parecido le pasa a Los becarios. Lo relevante no es tanto su forma, sino comprender qué es y cuáles son sus características. Una vez aceptado, se disfrutará casi tanto como la velocidad con la que se olvida.

Nota: 5,5/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: