Poe sobrevuela la irregular intriga de la 1ª T de ‘The following’


Kevin Bacon se adentra en la obra de Poe en 'The following'.Kevin Williamson lo vuelve a intentar. Tras el éxito que tuvo la serie Dawson crece y el fracaso de Hidden Palms, el guionista de Scream, vigila quién llama (1996) nos introduce en la retorcida mente de un asesino en serie y líder de una secta que basa su actividad en la obra del escritor Edgar Allan Poe, a través del cual busca su venganza contra un agente del FBI que logró encarcelarle antes de que concluyera uno de sus asesinatos. Este es, en líneas generales, el argumento de The following, y aunque es tan atractivo como curioso ni siquiera la presencia de actores como Kevin Bacon (Crazy, Stupid, Love) o James Purefoy (Solomon Kane) es capaz de ofrecer una coherencia en el desarrollo dramático de esa semilla. Un error que, por desgracia, es bastante común en la obra del guionista.

La verdad es que Williamson no engaña a nadie. Tiene un talento innato para generar suspense, algo que ha demostrado en prácticamente cada uno de los guiones que ha escrito. Su facilidad para introducir giros dramáticos inesperados, e incluso para terminar con el rol de personajes relevantes en la trama, es admirable. En este sentido, la primera temporada de la serie se nutre de dichos recursos para convertir sus 15 episodios en un juego macabro del gato y el ratón, un desarrollo novelesco en tiempo real en el que el agente protagonista se encuentra, en muchas ocasiones, a merced de la perturbada mente de un profesor de literatura reconvertido en asesino/mesías.

Aunque irregular, la labor de los dos protagonistas, Bacon como el bueno y Purefoy como el malo, asienta notablemente esa idea de thriller psicológico, desarrollándose muchas veces una lucha intelectual más que física, buscando siempre adelantarse a su adversario en la estrategia. Por otro lado, el ambiente que genera el mundo literario de Poe ensombrece el conjunto hasta darle un tono algo inquietante, grotesco en determinados momentos como el suicidio de una de las seguidoras con todo el cuerpo pintado con frases de la obra del autor de El cuervo.

Tal vez si la historia se hubiese limitado a este combate entre las fuerzas del bien y del mal, un poco al estilo de lo que hace Homeland, estaríamos ante una serie de suspense de las que terminan por influir en los próximos proyectos. Con la temática de Poe, las sectas y la intriga entre perseguido y perseguidor, con todo lo que debe rodear a dichos elementos, esta primera temporada podría haber dado mucho más de sí, entre otras cosas porque llegado un momento del argumento el espectador empieza a intentar adivinar quién es quién en la trama y qué personajes ocultan una doble moral.

James Purefoy es el obsesionado villano en 'The following'.Forzando situaciones innecesarias

Evidentemente, si decimos esto es porque la serie está lejos de contar con esa presencia. Al principio decíamos que Williamson tiene una debilidad importante, y es la incapacidad para desarrollar bien las tramas. Y es un pilar fundamental, la verdad. The following, por desgracia, tiene mucho de eso. A pesar de la buena premisa inicial, al final de esta primera temporada todo parece quedar olvidado. Es más, el elemento gótico que aporta la presencia literaria de Poe termina diluido por completo en un afán por dar más protagonismo al funcionamiento de la secta y al diálogo de amor/odio que se entabla entre protagonista y antagonista. Sin dicha ambientación la serie se convierte en una más de policías.

Sin embargo, el principal problema no reside en eso, sino en la evolución de los acontecimientos que se dan a lo largo de los episodios. No será en este espacio donde neguemos el indudable atractivo de los dos primeros episodios. El piloto, de hecho, contiene algunos de los mejores momentos en este tipo de productos. Ahí están, por ejemplo, las dos huidas del personaje de Purefoy o los flashbacks cuidadosamente insertados que nos cuentan cómo surge la relación entre héroe y villano. Pero a medida que avanza la trama tanto los personajes como las situaciones parecen estancarse en un irremediable tedio que gira sobre si mismo sin llegar a un claro desenlace.

Da la sensación de que Williamson llega a complicar tanto la trama que ni siquiera él se siente con fuerzas de resolver dicha papeleta. Muchos capítulos se revelan como un compendio de situaciones innecesarias resueltas de forma tosca para alargar un desenlace que parece previsible. Salvo por algunas pinceladas de originalidad, como la paliza a un agente del FBI o la muerte final de otro relevante personaje ante la impotencia del protagonista, el resto es un cúmulo de situaciones algo tópicas que quedan más o menos resueltas por la labor de los actores, la mayoría muy por encima de sus propios personajes, entre ellos Valorie Curry (La saga Crepúsculo: Amanecer II) como la fiel seguidora del malo de la función.

La serie entretiene, desde luego, pero es muy irregular. Por decirlo de una forma gráfica, pasa de cero a cien demasiado rápido y en demasiados momentos, lo que termina por repercutir en su contra. Eso sí, Williamson se guardaba un as en la manga, como también es habitual en él, y es el desenlace del episodio final, un giro dramático tan inesperado como interesante que deja abierta la puerta a una segunda temporada en la que todo puede pasar. No es la mejor serie del panorama actual, pero The following tiene el suficiente carisma como para hacer que nos sentemos 45 minutos. Al menos en algunas ocasiones.

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: