‘Oblivion’: la importancia de los recuerdos


Olga Kurylenko y Tom Cruise protagonizan 'Oblivion', de Joseph Kosinski.Lo nuevo de Joseph Kosinski, director que hace tres años debutó con TRON: Legacy, gira en torno al recuerdo. Así lo anuncia en sus carteles promocionales, y así lo atestigua a lo largo de su metraje de poco más de dos horas. Porque si algo consigue Oblivion es que el espectador tenga siempre en mente algunos de los films más relevantes de la ciencia ficción apocalíptica, convirtiendo la historia en una especie de homenaje con alma propia gracias a una historia bien narrada, sabedora de su lugar en el contexto cinematográfico pero de acabado perfecto.

Una historia, por cierto, que dosifica casi con cuentagotas la información que ofrece acerca de su verdadera naturaleza. La obra protagonizada por Tom Cruise (Minority Report), quien por cierto vuelve a personajes interesantes y poco convencionales, es una constante apuesta por mantener en la incertidumbre al espectador prácticamente hasta su tercio final, cuando revela todas sus cartas. Es este uno de los elementos que, tal vez, más debiliten el sólido conjunto, pues provoca una sensación de incomprensión de los acontecimientos que puede llevar a desentenderse del relato.

Es un problema relativamente menor, sin embargo, si se observa el film con cierta distancia. Sin un reparto estelar en su interpretación, aunque sí solvente para lo que se pide en este tipo de películas, Oblivion es un festín visual de un mundo apocalíptico en el que los grandes monumentos de Nueva York (siempre Nueva York) están semienterrados o derruidos. Pero además, la soledad del personaje protagonista cuando pisa la Tierra, así como determinados momentos de la trama, avivan recuerdos de El último hombre… vivo (1971), El planeta de los simios (1968) o la reciente Moon (2009). Cierto es que la trama de la película apuesta por la acción, pero ésta está perfectamente dosificada, dejando espacio para el desarrollo de una intriga que, vista con perspectiva, es más que interesante y, lo más importante, explica todos y cada uno de los detalles que se muestran a lo largo de la historia.

Lo último de Cruise es, por tanto, uno de los mejores films de ciencia ficción de los últimos meses, gracias principalmente a una trama sólida que sustenta toda la espectacularidad de sus escenarios y de sus batallas. El principal problema, más allá de unos personajes que apenas varían de su definición inicial, es el tradicional altibajo del segundo acto, que debería haber sido rellenado con una explicación de la trama, algo que se deja para el final. No está a la altura de los clásicos que homenajea, ni mucho menos, pero sí sigue su estela. Y lo hace de forma brillante.

Nota: 7,5/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: