‘Hermosas criaturas’: luz y oscuridad empalagosas


Alice Englert lee un libro acompañada por Alden Ehrenreich y Viola Davis en 'Hermosas criaturas'.Le pese a quien le pese, la saga Crepúsculo ha sido muy dañina para el mundo de la literatura y del cine. Ante el final de la empalagosa saga de vampiros y hombres lobo son varios los proyectos que intentan por todos los medios repetir éxito o, al menos, cubrir parcialmente el vacío dejado en la legión de fans que interpretan como novedoso la transgresión puritanista de un icono tan violento y erótico como el del vampiro o el del hombre lobo. En esta ocasión le toca el turno a las brujas… perdón, a los “caster”, seres no-mortales con poderes increíbles que, a pesar de todo, también mueren. Y como no podía ser de otro modo, la historia está pensada, valga la redundancia, para no hacer pensar demasiado al espectador medio adolescente, cayendo en los más absurdos tópicos, en los diálogos imposibles y en una historia que, aunque adapta una novela, hace aguas más que el Titanic.

Pocas veces me ha ocurrido que haya tenido que mirar el reloj a los 15 minutos de comenzar un film en una sala de cine. A pesar del esfuerzo de sus actores, que en general son de lo mejor del film (sobre todo los más veteranos, unos soberbios y casi autoparódicos Jeremy Irons, Emma Thompson y Viola Davis), la incoherencia de sus personajes, condenados a la mediocridad ante la falta de definición y, sobre todo, de claroscuros en su personalidad. Y eso que se supone que la historia trata, en el fondo, de la elección que todo ser humano debe hacer en su adolescencia y que le definirá como adulto. Pero como decimos, los personajes son planos, tanto o más como su trama, carente de toda sorpresa o giro argumental.

A pesar de su simplicidad, la película logra atrapar al espectador durante algún tiempo, el necesario para narrar la historia del pasado que influye decisivamente en el presente y en el futuro, y para demostrar que el presupuesto es lo suficientemente elevado para derrochar algunos efectos visuales que, todo hay que decirlo, tienen su gracia si el conjunto no se toma demasiado en serio. Pasados esos minutos, y cuando se prevé lo que va a ocurrir, el metraje, unas dos horas que se hacen algo largas, vuelve al tedio con el que comienza, embarrando soberanamente la trama en un intento de hacerla diferente y fresca para el público al que va dirigida, sin conseguirlo.

Es una lástima que se desperdicie a actores de semejante calibre en un film como este. Desde luego, si el argumento, aun siendo para adolescentes, se hubiese afrontado de forma algo más seria, tal vez oscura y, desde luego, menos empalagosa (me pregunto cuándo los autores dejarán de utilizar el fantástico para hablar sobre los corazones rotos y los riesgos del primer amor/relación sexual), estaríamos hablando de una cinta curiosa, tal vez hasta interesante. No es el caso, y habrá que ver si tiene el éxito suficiente para aguantar una segunda parte. O lo que es lo mismo, si el público será capaz de aguantar la continuación de semejante pasteleo.

Nota: 4/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: