La 2ª temporada de ‘The killing’ riza el rizo de la trama original


Es muy poco frecuente el caso de un remake o, si se prefiere, una nueva versión de una misma historia, que sea mejor que la original. Al menos en el ámbito cinematográfico. Carácter de los personajes, connotaciones culturales, entornos únicos. El caso de The killing, sin embargo, peca de muchos errores, pero pocos de ellos tienen que ver con la trama propiamente dicha o con el dibujo de personajes, sino con el concepto de la serie de televisión, muy alejado del original danés. Si la versión interpretada por Sofie Gråbøl (La sustituta), que por cierto hace un cameo en la norteamericana, estaba planteada como un producto autoconclusivo en cada una de sus temporadas, con casos diferentes y personajes nuevos, la versión norteamericana, escrita igualmente por la guionista del original, Veena Sud (serie Caso abierto), dejó muy abierta la primera temporada. Tanto, que fue recibida con más críticas que halagos, y no es para menos, pues suspendía la historia en uno de sus momentos más álgidos.

Sin embargo, que nadie se lleve a engaño. La segunda temporada, lejos de mantener la línea narrativa del original, plantea una historia totalmente nueva, fresca y diferente, con un culpable distinto y un desarrollo de los personajes que poco o nada tiene que ver con lo que ocurre en la danesa. Da la sensación de que Veena Sud optó por frenar la serie para tomar una dirección nueva que llamara la atención del espectador ante la decepción que supuso terminar una primera temporada con todas las cartas todavía boca abajo. Y lo logra, por supuesto. Desde el primer minuto de estos nuevos 13 episodios, los últimos de la serie, por cierto.

Entrando de lleno en el arco dramático principal, hay que reconocer que sigue a grandes rasgos lo ya visto en Forbrydelsen. La pareja de policías, la investigación, la presencia del candidato a la alcaldía a cada paso que se avanza, las tramas de corrupción, la crisis familiar en el entorno de la chica muerta. Pero ahí queda todo. En realidad, plantearse la visión de esta segunda temporada con la trama original es un error importante, aunque eso hará que los giros narrativos tengan una mayor fuerza dramática. Comenzando por el disparo que sufre el concejal y que le deja en silla de ruedas, y continuando con la muerte del que fue culpable en la versión danesa, la historia se complica mucho, muchísimo más.

Porque ese es, quizá, el elemento más significativo de la segunda temporada de The killing: su intento de rizar el rizo. Habrá a quienes les encante la complicada trama urdida por los responsables, y que salpica a prácticamente todos los personajes que, en un momento u otro, han sido sospechosos (y a alguno que nadie podría esperar); otros, por el contrario, creeran innecesaria tanta ida y venida de pistas, sospechas y culpables. En cualquier caso, hay que reconocer que, con estos 13 episodios, el producto norteamericano logra diferenciarse del danés, convirtiéndose ambos en primos o, como mucho, en hermanos.

Diferentes personajes, situaciones forzadas

No solamente cambia la trama. También lo hacen los personajes, aunque algunos sigan manteniendo ese carácter tan único que les diferencia. Hablamos, por supuesto, de Mireille Enos (serie Big love) y su personaje Sarah Linden, que lleva al extremo el carácter obsesivo del original para colocarla al borde de la locura; una locura provocada, todo hay que decirlo, por un apego emocional mayor hacia su compañero, Joel Kinnaman (El invitado), uno de los mejores personajes de esta versión norteamericana y que más desarrollo tiene en esta segunda temporada.

Antes mencionábamos que la trama es mucho más compleja. Esto provoca dos fenómenos que van muy unidos pero que no son exactamente complementarios. Por un lado, existe una profusión de personajes que enriquecen sustancialmente la intriga. Una reserva india, un proyecto urbanístico, una campaña política nueva. Todas las líneas de investigación que se abren y se cierran a lo largo de los capítulos tienen la necesidad de presentar nuevos rostros que, como si de un truco de magia se tratara, distraen la atención de lo que realmente ocurrió, lo que mantiene la tensión y la incertidumbre prácticamente hasta el final, enganchando al espectador capítulo tras capítulo a una historia que, en un determinado punto, parece interminable.

Y es esto lo peor de la serie. En general, todos los elementos poseen una calidad muy alta, sobre todo los dos pilares sobre los que se asienta toda historia policíaca: investigación y personajes. Empero, y en un intento de alargar la temporada hasta los 13 episodios para igualarla con la primera, la historia utiliza demasiados caminos secundarios hasta volverse casi ridícula, obsesiva e innecesariamente oscura. Algunas de las tramas secundarias, si bien interesantes, terminan por no aportar gran cosa a la principal, lo que dificulta el seguimiento del asesinato. Puede que el más claro ejemplo de esta cuadratura del círculo sea el número final de implicados en la muerte de Rosie Larsen (Katie Findlay), personaje que cuenta en esta ocasión con más minutos y alguna que otra frase. Demasiados culpables, algunos sencillamente circunstanciales e innecesarios salvo para otorgar al conjunto de un carácter lacrimógeno.

La verdad es que esta segunda temporada de The killing no solo hace olvidar el original, sino que se erige como un producto casi único en sí mismo, capaz de remediar en unas pocas secuencias el sinsabor que dejó la primera temporada. La conclusión del último episodio, final de temporada y serie, puede que sea una de las resoluciones más tensas de los últimos años, pero el camino hasta llegar allí peca en exceso de longitud narrativa. El cambio de dirección, mucho más política y menos pasional, es atractivo y loable, pero 13 episodios se antojan demasiados.

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: