‘Total recall (Desafío total)’: intentado olvidar el pasado


Precisamente por la naturaleza de clásico de algunos films, realizar una nueva versión de la historia, aunque ésta se base en una novela, suele llevar aparejado un mal resultado tanto artístico como taquillero. Y aunque la versión que hizo Paul Verhoeven (RoboCop) del relato de Philip K. Dick titulado Podemos recordarlo por usted al por mayor quedará en la retina gracias a una combinación de momentos inolvidables con un enfoque de su trama oscuro y crítico, la nueva versión de Len Wiseman (Underworld) posee los suficientes elementos como para tener vida propia, aunque sea de una forma mucho más consumista.

La cinta, como no podía ser de otro modo, mantiene la idea de la lucha por la independencia económica, política y moral de una colonia, así como la violenta trama de espionaje y los personajes que la protagonizan. Pero ahí termina todo. Donde antes había Marte, ahora hay polos opuestos en la Tierra; donde antes existían mutantes, ahora hay un grupo de hombres que luchan por la libertad. Para muchos, esta nueva versión perderá enteros respecto a la anterior, y es cierto. El carácter transgresor tan palpable y característico de Verhoeven queda anulado aquí en favor de la acción a raudales, de los tiroteos indiscriminados y de los efectos visuales más espectaculares.

En realidad, este nuevo Desafío total se ajusta como un guante a los tiempos que corren, aunque no por ello deja de presentar ideas ciertamente novedosas y un buen número de homenajes a títulos clásicos de la ciencia ficción, incluida su predecesora, como son el encuentro con una mujer con tres pechos o el paso por el escaner en una terminal de llegada. Pero hay más. La colonia parece una auténtica extensión de la ciudad de Blade Runner (1982), lo que no solo contrasta con el otro punto del planeta, sino que aporta un plus al escenario y, por ende, al conjunto del relato.

Si a esto se suman secuencias como la de la autopista o ideas como el cambio gravitacional en el centro de la Tierra (y su uso para algunos momentos de acción) el resultado es una convincente cinta futurista de acción con un estilo visual muy concreto del que ya ha hecho gala su director en más de una ocasión. Entretenimiento puro al que contribuyen sus actores, sobre todo un Colin Farrell (Última llamada) que planta cara al recuerdo de Arnold Schwarzenegger (Los mercenarios 2). Para poder disfrutarla, empero, es necesario olvidar la versión de hace 22 años; si no, es mejor guardarla como un recuerdo banal.

Nota: 6,5/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: