‘Ted’: un nuevo ‘Padre de familia’


Elegir la forma narrativa de una serie de éxito para rodar una ópera prima es una apuesta arriesgada, más si dicho programa episódico es de animación, con todos los excesos y claves propias que posee. Seth MacFarlane, responsable de las gamberras Padre de familiaPadre Made in USA, es lo que ha hecho con este film sobre un osito de peluche que cobra vida y cómo evoluciona hasta convertirse en un personaje mujeriego, vago y algo drogata. Lo que podría haber dado pié a un relato sobre la madurez y la aceptación de los errores propios se convierte, gracias al particular humor de MacFarlane, en una obra muy diferente.

Una obra que apuesta más por el humor zafio, escatológico y ácido que se puede ver en sus dos series de televisión, pero que aquí, por aquello de que no son dibujos animados, pierde buena parte de su gracia. De hecho, ver a los secundarios actuar como si fueran personajes sacados de la pequeña pantalla no hace sino evidenciar una falta de recursos muy marcada. Ante este panorama los actores principales poco pueden hacer salvo capear el temporal, si bien es cierto que Mark Wahlberg (Contraband) no parece ajustarse al papel de chico solitario y tímido que encuentra en su oso de peluche a su mejor amigo.

Salvo algún chiste muy concreto, el resto de la película transcurre por escenarios conocidos y por bromas con poca o ninguna gracia para los espectadores más veteranos. De hecho, para conectar con ellos se recurre a diversos elementos como series y música de los años 80, lo que acaba por ser uno de los aspectos más sinceros y verídicos de la trama. Claro que todo esto solo queda enmarcado en el ya consabido aspecto gamberro del contexto, lo que impide que conecte con un trasfondo que, de haberse potenciado, se podrían incluso mencionar influencias literarias clásicas.

En efecto, la idea de un joven incapaz de madurar y entregado a varios excesos cuya alma parece reflejarse en un osito de peluche recuerda vagamente a El retrato de Dorian Gray, salvando las muchas, muchísimas distancias. Nada de esto queda. Al final, la idea es haber asistido a un producto más o menos distraído, que casi nunca logra arrancar una sonrisa (salvo a los incondicionales de Padre de familia y los jóvenes de menos de 20 años) y en el que prima más el continuar con la senda establecida que la posibilidad de arriesgarse en pos de un formato nuevo.

Nota: 4/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: