‘Sin rastro’: la locura de la intriga


Hay historias en las que es difícil ser innovador. Los thrillers en los que una joven secuestrada logra sobrevivir a su captor y saca fuerzas de flaqueza para hacer frente al terror que genera semejante situación son un claro ejemplo. La fuerza de dichas tramas no reside tanto en su originalidad como en la solvencia de su intriga, en los contrastes de su iluminación y en la credibilidad de sus actores. Y para desgracia de Amanda Seyfried (In time), su nueva película como protagonista carece de la mayoría de esos elementos.

A pesar de que la trama, en esencia, presenta numerosos puntos sólidos como para erigirse en una interesante propuesta (la joven atormentada, el asesino que clama venganza, la locura, la búsqueda frenética, …), la mala distribución de los mismos, así como el acento en un concepto que debería haber sido secundario, terminan por dinamitar toda base que pudiera construirse. El mayor problema, por tanto, se haya en la indefinición de la historia, en un guión que abre numerosos arcos narrativos secundarios pero que no los cierra, dejando una duda en el espectador que no debería existir.

Policías que parecen ayudar pero que desaparecen de escena de buenas a primeras, persecuciones innecesarias en medio de una táctica para pasar inadvertida o un final clamorosamente tópico y plagado de detalles absurdos terminan por completar un cuadro mal empezado y mal rematado. En medio de semejante caos, los actores poco pueden hacer salvo poner el rostro más sombrío posible y recitar una líneas de diálogo que muchas veces parecen sacadas de algún programa para ordenador especializado.

Lo único que logra mantener algo intacto el interés es la idea de la locura de la protagonista, jugando en todo momento con la posibilidad de que sea una invención, y una investigación que se asienta sobre falsas hipótesis una y otra vez (algo que termina por resultar hasta gracioso). El problema es que el resto de la trama es tan previsible y está relatada de forma tan tosca que queda eclipsado incluso siendo el leit motiv del film. El resultado final se asemeja más a una película televisiva de sobremesa que a sólidos relatos como El coleccionista de amantes (1997), film con el que trata de guardar más de un parecido aunque con resultados poco satisfactorios.

Nota: 4/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: