La primera película de… David Fincher: ‘Alien 3’


Cuando David Fincher, director de Seven (1995), llegó a la saga de Alien no era nuevo en esto de la dirección. Su larga trayectoria como director de videoclips, algunos de ellos para nombres tan importantes como Madonna, le avalaban como un realizador dinámico, original y capaz de generar un impacto visual digno de la saga alienígena. Su estreno en el largometraje, empero, se vio manchado por elementos ajenos a su control, es decir, por el guión. Y no es que éste fuera malo, pero carecía de la fuerza dramática que sí tuvieron sus dos predecesoras, además de desarrollar algunos conceptos ya iniciados en Aliens, el regreso (1986).

Se puede considerar a esta tercera entrega la más emocional de las cuatro realizadas. Los componentes románticos, amorosos o protectores parecen planear sobre toda la trama tratando de introducir en la misma un punto de vista diferente a la ya conocida historia de Ripley y las criaturas con sangre ácida. Sin embargo, la baza termina jugando en su contra, y lo hace por un elemento que desaparece en la película de Fincher: la supervivencia de unos pocos. En efecto, mientras que en los anteriores films un grupo reducido se enfrentaba a algo desconocido, aquí no solo se conoce ya perfectamente, sino que el grupo es lo suficientemente grande como para tener que estar encerrado en una cárcel… y todos terminan, claro está, muertos a manos del Alien.

En este sentido, mientras que en la película de James Cameron (Terminator 2: El juicio final) la compasión por la niña se desarrolla gracias a un sentimiento materno perdido, aquí el componente romántico parece quedar fuera de lugar, con un Ripley ruborizada en medio de los presos más sanguinarios de la galaxia. Atrás queda la supervivencia por túneles angostos, cámaras a oscuras o nidos repletos de huevos para presentar una historia más bien facilona en la que el monstruo debe quedar patente en buena parte del film.

El problema de Alien 3, por tanto, cabe encontrarlo en el desarrollo dramático de su trama principal y en algunos arcos narrativos que pueden desencajar del conjunto. Con todo, la premisa básica que subyace a lo largo de la trama no es solo original, sino coherente con el resto de las historias, llegando a un final apoteósico en el que el sacrificio personal logra la protección de la raza humana (o al menos eso quiere hacerse pensar). Si en Aliens la raza extraterrestre funcionaba como una colmena, aquí parece hacerlo más bien como una manada, protegiendo al portador del embrión reina de todo mal.

La buena mano de Fincher

Es en este punto, realmente el más llamativo de la historia y el que debería importar al final de la misma, en el que David Fincher da rienda suelta a su particular estilo sobrio y perturbador para narrar un dilema, un trastorno personal marcado por una revelación demoledora, que no es otra que la de saberse portador del mayor monstruo posible.

El particular uso de sombras, como ya hizo, por ejemplo, en Seven, permite al director crear algunas secuencias realmente incómodas, que si bien no alcanzan el grado de perfección de sus dos predecesores, sí dan una idea de lo que podría hacerse con un guión más sólido y, lo más importante, dejan grabado en la mente algún que otro momento inolvidable.

Alien 3 es, en definitiva, un intento por dar una vuelta de tuerca a la historia al mismo tiempo que hacer de broche de oro a la vida de Ripley (magnífica Sigourney Weaver con rapado al cero incluido). El problema es que dicha vuelta de tuerca trata, por un lado, de combinar elementos y referencias de películas anteriores y, por otro, de aportar nuevas ideas que se desarrollen más adelante. Al final, se queda en tierra de nadie. Da la sensación de que podría haber sido mucho más, y ese sentimiento lo produce el trabajo de Fincher sobre un guión que, en muchas ocasiones, transita por la indefinición que provoca el temor a lanzarse a por una idea.

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: