‘Blancanieves y la leyenda del cazador’: la maldad de una belleza eterna


Las comparaciones son odiosas, es cierto, pero con dos estrenos tan relativamente recientes como son Mirror, MirrorBlancanieves y la leyenda del cazador, y que abordan el famoso cuento de los hermanos Grimm desde dos perspectivas tan distintas, un ejercicio comparativo es casi necesario. Por supuesto, para gustos los colores, pero vistas ambas la protagonizada por Charlize Theron (Las normas de la casa de la sidra) realiza un ejercicio mucho más serio, más oscuro y más tenebroso a la historia de la joven amenazada de muerte por su maléfica madrastra y, al tiempo, regidora del reino.

En efecto, la cinta dirigida por Rupert Sanders emana, ya desde su comienzo con la clásica frase “Érase una vez…”, un tono clasicista y, al mismo tiempo, tenebroso, marcado por la muerte en todas sus formas. Y si bien la magnífica fotografía de Greig Fraser aporta al conjunto la necesaria e imprescindible atmósfera lúgubre, gris y deprimente del reinado de la malvada bruja, es precisamente la labor de Theron en dicho papel la que realmente le aporta al relato la mayor parte de su entereza. Es ella la que se lleva todos los honores al convertir a un personaje ya de por si malvado en un ser sin emociones, casi sin sentimientos (excepto hacia un hermano al que, por otro lado, ninguna la mayor parte del tiempo) y obsesionada con la vida y la juventud eternas.

La labor de la protagonista de Young adult supera, y con creces, a las del resto del reparto protagonista, aunque no así a los secundarios. Y es una lástima, pues con unos actores protagonistas más sólidos el film podría haber alcanzado cotas mucho más altas. Y no es que Chris Hemsworth (Los Vengadores) no resulte convincente en su papel de cazador (¿qué clase de cazador va con tres hachas a enfrentarse a las bestias de los bosques?); más bien, es la protagonista, Kristen Stewart (Luna nueva), quien desentona en el reparto. Con un rostro casi inexpresivo, su papel se limita a correr de un lado para otro, sin apenas diálogos hasta el final del metraje y con una cara que transmite de todo menos bondad o dulzura. Sin duda, la joven actriz todavía tiene mucho camino por delante para alcanzar el estatus de auténtica profesional, si bien el de estrella adolescente ya lo tiene. Por no hablar de la belleza entre las dos protagonistas femeninas. Tal vez sea por eso por lo que su labor como Blancanieves se limita a la mínima expresión interpretativa.

Con todo, y aunque Stewart supone una importante debilidad, el film se revela como un entretenimiento en toda regla, realizando una aproximación relativamente fiel y adulta del cuento, y mostrando unos escenarios que no solo logran sorprender por su belleza formal, sino que trasladan con convicción al espectador hasta los confines de ese reino en el que brujas, hadas, princesas y enanos (atención a la labor de estos actores, no tiene desperdicio) se dan cita bajo un marco que oscila entre la magia blanca y negra, y la religión más innecesaria.

Nota: 6,5/10

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: