‘Hombres de negro III’: cualquier tiempo pasado fue mejor


Es evidente que los estudios cinematográficos tratan de exprimir al máximo cualquier fórmula que, en el pasado, les haya dado dinero. Y aunque hay historias que sí pueden dar de sí, otras continuaciones hacen un flaco favor a los originales. El caso de esta especie de FBI interestelar que responde al nombre de los Hombres de negro se encuentra a medio camino entre ambas, y esta tercera entrega no supone un punto de inflexión en la trayectoria de una saga que debería haber finalizado en 1997, cuando se estrenó una por entonces fresca y original propuesta.

Sin llegar a ser un mal producto, la cinta dirigida por Barry Sonnenfeld (Cómo conquistar Hollywood) evidencia una importante fatiga en lo que a trama se refiere, a pesar de introducir los viajes en el tiempo y presentar a un joven agente K interpretado estupendamente por Josh Brolin (Valor de ley), quien no se amilana ante el reto de emular a Tommy Lee Jones como un serio agente de negro en 1969. Pero con todo y con eso, Men in black III repite gags, escenas y chistes ya vistos no solo en la saga, sino en algunas películas de acción.

El guión peca, además, de un problema común en cualquier historia: la irregularidad de su ritmo. Con un comienzo más o menos dinámico, con los protagonistas salvando situaciones, invasiones alienígenas y saltos en el tiempo, hacia su segunda mitad opta más por la investigación y las relaciones entre los personajes, perdiendo de vista su objetivo final de entretener y presentar todo un mundo novedoso y extraño para convertirse casi más en una obra sobre la amistad, cómo encontrarla y cómo mantenerla.

Es de agradecer, empero, algunas situaciones, como las referencias a mitos del mundo artístico (en la figura de Andy Warhol), el mundo de las modelos o, incluso, de la música, además de determinadas secuencias de acción y persecuciones. Sin embargo, no termina de convencer. Por hacer comparativas, le ocurre algo similar al caso de Spider-man 3. Tanto director como actores parecen conocer demasiado bien a sus personajes, lo que más que fortalecer la verosimilitud debilita la intensidad de la trama, que carece de giros llamativos (a excepción de uno final) o de un buen desarrollo de los personajes.

Nota: 5,5/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: