‘Battleship’: Hundir la flota… alienígena


Primero fueron los libros. Luego los cómics y los videojuegos. Ahora toca el turno de las adaptaciones de juegos de mesa clásicos y mundialmente famosos. Aunque en un futuro no demasiado lejano llegará la versión del popular Monopoly, por ahora es el turno de Battleship o, como es conocido en español, Hundir la flota. Claro que poco queda en esta película del juego de estrategia donde los contrincantes deben averiguar la posición de los barcos del enemigo. Poco, pero algo, aunque pasado por el filtro alienígena que tan buenos resultados suele darle a Hollywood.

La cinta, dirigida por Peter Berg (Very Bad Things), como es de imaginar, no destaca por su originalidad. Americanos contra extraterrestres, con la salvedad de que esta vez la inmensa mayoría transcurre en el mar y de que, haciendo honor al juego que le da nombre, en un momento dado los protagonistas deben luchar apuntando a unas coordenadas por intuición. Esto no quiere decir que la cinta no sea recomendable… al menos, si lo que se busca es un entretenimiento fácil, rápido y que se mantenga en la memoria en un periodo de tiempo no superior al fin de semana.

En este sentido, la película está planificada como si de un producto de Michael Bay (La Roca) se tratara. Ejército, combates y batallas espectaculares, violencia elegante, mujeres despampanantes y hombres a priori corrientes que se revelan como auténticos héroes son los elementos de un film que, sin embargo, se queda en un intento. Berg no es Bay, algo que ya quedó claro con Hancock. Tratar de imitarle incluso en los chascarrillos típicos de este tipo de relatos es tarea harto complicada, por no decir imposible. Ni el director ni los actores están a la altura de las expectativas visuales que plantea la cinta. Guste o no, Michael Bay es un maestro en lo que hace y tiene un estilo propio; tratar de imitarle es una forma casi perfecta de equivocarse en el enfoque.

La historia, a pesar de todo, resulta muy entretenida si no se tienen en cuenta algunas frases y detalles del film que, aunque planteados como gags, apenas logran arrancar una sonrisa. Taylor Kitsch (John Carter) se confirma con uno de los nuevos valores del cine de acción, lo cual no quiere decir que su actuación sobresalga. Ni siquiera lo hace por encima de sus compañeros de reparto, entre los que destacan el televisivo Alexander Skargård (True Blood), Liam Neeson (Sin identidad), Brooklyn Decker (Sígueme el rollo) y la cantante Rihanna. Todos ellos parecen recitar sus frases con la solvencia justa, a lo que no ayuda demasiado algunos momentos olvidables del film, y que para suerte o desgracia mía, ya he olvidado.

Nota: 6/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: