‘Los idus de marzo’: la pérdida de la inocencia


George Clooney, el actor, siempre se ha identificado con la elegancia, el glamour y la galantería. Como director ha sabido mantener las dos primeras cualidades, pero se ha distanciado de la última, sustituyéndola por lo que realmente parece interesarle: los entresijos de la política y una defensa férrea de sus convicciones políticas. Los idus de marzo, su nueva incursión tras las cámaras, repite obsesiones y algunos discursos, pero deja para la posteridad no sólo una de las más interesantes propuestas de 2011, sino todo un alegato contra la corrupción de los valores que los políticos defienden, venga de donde venga.

A diferencia de muchos otros compañeros de profesión, el protagonista de Abierto hasta el amanecer se echa a un lado cuando se pone delante y detrás de las cámaras. En esta ocasión, el papel principal recae en uno de los valores en alza de Hollywood, Ryan Gosling, quien deja otra gran interpretación de un joven asesor de campaña que verá traicionados sus ideales y su confianza por un candidato al que creía perfecto. Junto a él y a Clooney como el susodicho, un siempre soberbio Philip Seymour Hoffman (La duda) como el director de campaña, Paul Giamatti (Shoot’em up) como el director de campaña del candidato rival, y Evan Rachel Wood (La conspiración) como la joven que desencadena toda la trama.

Una trama, por cierto, que más allá de contar con unas interpretaciones más que notables, está perfectamente narrada no sólo gracias a la estructura, sino a la evolución de los personajes, sobre todo del protagonista. De hecho, es gracias a este personaje que el espectador llega a comprender hasta qué punto el cinismo, la hipocresía y la decepción mueven el mundo de la política. La expresión que Clooney toma por título proviene de la época romana, cuando un vidente avisó a Julio César del peligro de los idus de marzo del 44 a.C., fecha en la que fue traicionado y asesinado. Siguiendo esta historia, el protagonista de Los descendientes crea no sólo una historia de traición, digamos, física, sino moral. El personaje de Gosling, en una evolución muchas veces vista pero igualmente atractiva, termina por traicionar todo aquello en lo que cree, unos ideales que siente igualmente traicionados por los que le rodean, y a los que decide abandonar en pos de una carrera de éxito.

Pero si algo define a la nueva película de Clooney es, al igual que ocurrió en Buenas noches, y buena suerte, la elegancia. Elegancia no sólo en los personajes, que por exigencias del guión casi siempre visten de forma impoluta, sino formal. Desde el primer plano, con el personaje entrando desde unas sombras a lo lejos, hasta el último, con el mismo personaje (por cierto, que entre ambos parece que existe toda una vida), la película hace gala de una sutileza narrativa, una belleza cromática y una composición que pocas veces se ven en pantalla, si bien este año ha sido prolífico en ese sentido.

Los idus de marzo, como decíamos al principio, es todo un alegato en contra de la corrupción política y a favor de luchar por unos ideales, sea como sea. Y en este caso da igual el color político que se defienda, aunque Clooney no pierde la oportunidad de criticar, y de qué manera, al partido republicano. Tal vez sea esto lo que le da algo más de vida a una historia que, por otro lado y en otras manos, habría sido terriblemente previsible y aburrida; por suerte, el guión y la dirección estaban en manos del protagonista de Solaris, quien parece tener las ideas muy claras, sobre el buen cine y sobre lo que debería ser la política.

Nota: 8/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: