‘War Horse’: elegancia entre trincheras


Muchas son las películas que este año han superado ese margen que convierte a una buena historia en algo para recordar. Pero muy pocas las que se mantendrán en la memoria de los espectadores por su belleza, su impactante trama o sus soberbias interpretaciones. War Horse, lo nuevo de Spielberg tras el éxito que ha supuesto Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio, es una de ellas. Emotiva (que no lacrimógena), bella y, sobre todo, elegante, tanto formalmente como dramáticamente, son algunos de los calificativos que se pueden colgar tras el título de esta producción.

Viendo esta historia sobre la relación de un muchacho y su caballo que se ven separados por la I Guerra Mundial hasta que vuelven a encontrarse en medio de la contienda, siempre me vino a la cabeza Salvar al soldado Ryan. No sólo por la ambientación bélica, sino por la trama en sí. Si en la película protagonizada por Tom Hanks era un grupo de soldados el que buscaba a otro, aquí es un joven que se alista en el ejército para encontrar a su caballo, animal que lucha en un batallón de la caballería inglesa. Y resulta que ambas producciones tienen muchos elementos en común: el viaje del caballo por Francia, los personajes que conoce, las batallas a las que sobrevive, el reencuentro, la amistad, la caballerosidad, …

Pero algo distinto hay, claro está. Y eso es la apuesta formal que hace Spielberg. Con una paleta de colores vivos, el director de Parque Jurásico opta por una planificación más clásica, más formal, más elegante que la utilizada en la película de 1998. Los enfrentamientos no llegan a ser caóticos ni crueles, si bien las escenas de batalla son extremadamente trágicas. Todo con el caballo protagonista como hilo conductor. A través de sus ojos, inocentes y objetivos, se nos presenta a dos bandos compuestos por hombres que, en muchos casos, no terminan de comprender qué hacen allí.

En este sentido, posiblemente la secuencia más representativa de la historia sea aquella en la que dos soldados, uno de cada bando, se adentran en tierra de nadie (el espacio entre las trincheras) para ayudar al animal atrapado. Un ejemplo de caballerosidad, elegancia y respeto no sólo por la vida, sino por los hombres del bando enemigo que, al fin y al cabo, se ven abocados a una situación que detestan pero que deben cumplir. Como suele ocurrir en estos casos, las órdenes más difíciles de cumplir son aquellas que atentan contra la conciencia moral de cada uno.

Su punto débil posiblemente sean los actores. No tanto porque no estén a la altura sino por la cantidad de personajes que desfilan por la historia. Una vez se encienden las luces, la sensación que permanece es la de no haber conocido a ninguno de los protagonistas, impidiendo una identificación con ellos, a excepción del caballo. Y es que las decisiones del animal resultan tan humanas que es inevitable no sólo comprenderle, sino establecer el paralelismo entre su relación con otro caballo y la de su dueño con un amigo que le idolatra.

Spielberg vuelve a demostrar su maestría tras las cámaras. Si Salvar al soldado Ryan era brutal y visceral en su planteamiento, War Horse se posiciona en el otro extremo y ofrece una visión más formal y elegante del conflicto, dejando para el recuerdo momentos como el de un ajusticiamiento en un molino o el color de la secuencia final. El mensaje, con todo, no varía: la guerra es algo innecesario, brutal y terrible. Dos formas de explicar una misma idea. Las dos altamente recomendables.

Nota: 8/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: