El modo de vida americano en las hazañas de ‘Capitán América: El primer vengador’


Si hay un personaje de cómic que represente todos los ideales y la forma de vida norteamericanos es, valga la redundancia, el Capitán América (con permiso, claro está, de Superman). A diferencia de muchos de sus compañeros de tinta y papel, su moral está fuera de toda duda, no lucha por compensar un error del pasado ni por demostrar nada a nadie, ni trata de encontrar una forma de subsanar el daño cometido a amigos y familiares. En este sentido, su lucha se parece más a la del hombre de acero, con el que comparte, además, los colores de su indumentaria. Y a pesar de todo, su figura es conocida en el mundo entero, pues uno de sus puntos fuertes sea, posiblemente, la capacidad de cualquier niño de identificarse con él, algo que supo retratar a la perfección Capitán América: El primer vengador (2011), que a pesar de su título fue la última en producirse.

En este sentido, la cinta puede presumir no solo de un guión muy bien estructurado y con unos personajes perfectamente dibujados para la ocasión, sino de un ritmo endiabladamente frenético que abona el terreno minuto a minuto tanto para el drama final como para un clímax sencillamente espectacular. Bajo la máscara del protagonista se esconde un Chris Evans que parece haber nacido para el papel (algo que también le ocurría en otro personaje Marvel, la Antorcha Humana de Los 4 Fantásticos). El eterno villano, Red Skull (o Cráneo Rojo) tiene los rasgos del siempre enigmático Hugo Weaving (trilogía Matrix); el personaje femenino lo interpreta Hayley Atwell (La duquesa), mientras que el escudero del Capitán América, “Bucky”, recae en Sebastian Stan (La boda de Rachel). Todo dirigido por Joe Johnston, quien un año antes firmaba la irregular El hombre lobo y cuya carrera está plagada de títulos de acción y ciencia ficción.

La identificación de la juventud que antes mencionábamos no es casual. Más bien, obedece a toda una estrategia que comienza en uno de los periodos más convulsos de la historia reciente: la II Guerra Mundial. De hecho, el personaje, creado por Joe Simon y Jack Kirby en 1941 nacía con una portada realmente impactante para el momento: el Capitán América golpeando a Hitler ante la mirada atónita del ejército nazi. Es muestra de heroísmo de un hombre cuya única arma es un escudo no dejó indiferente a nadie. Y si a eso se suma el hecho de que el superhéroe nace de un experimento que dota de rapidez, inteligencia y fuerza fuera de lo común a un joven enclenque y enfermizo cuyo patriotismo (es decir, su participación en la guerra) se ve limitado por sus condiciones físicas, el efecto se multiplica.

Y todo eso se muestra en el film de Johnston. Incluso existe un homenaje a esa primera portada durante la gira inicial del superhéroe por América. En efecto, el Capitán América no nació siendo capitán. Más bien, se le utilizó para recaudar fondos que invertir en la guerra, algo que la película sabe mostrar desde todos los puntos de vista posibles, incluyendo la frustración del propio afectado, que ansía estar en el frente. Claro que, en última instancia, su lucha no será contra Hitler, sino contra el líder de una organización llamada HYDRA que, en su afán por convertirse en un supersoldado, queda desfigurado.

El supersoldado de otra época

Capitán América: El primer vengador no busca ir más allá de un mero entretenimiento, y lo hace con la sobriedad y la humildad que se espera de todo buen film de acción y aventuras. En el fondo, a pesar de los ideales que se plasman en las imágenes, de la pirotecnia y de los efectos visuales, la historia no deja de ser la de un joven que, ante todo, desea ver cumplido un sueño. Y para lograrlo es capaz de lo que sea, hasta de someterse a un proceso experimental; proceso que, por cierto, muere con el científico (interpretado por el siempre excelente Stanely Tucci) que lo lleva a cabo tras un atentado.

Quizá uno de los elementos más aplaudidos del film sea el cambio que se produce en Chris Evans antes y después de ser sometido al experimento del supersoldado. Durante la primera parte de la historia se puede ver a un joven más bien bajito, con poca o ninguna fuerza y cuyo músculo más grande es el cerebro (sobre todo a tenor de la relación de tamaños entre cuerpo y cabeza). Unos efectos que permanecen perfectamente integrados en su entorno y en el propio actor, al que termina por verse relativamente natural en un cuerpo que, se puede comprobar más tarde, no es el suyo.

Ya hemos dicho que este primer vengador no tiene poderes especiales más allá de una fuerza, velocidad e inteligencia superiores al resto. Sus únicas armas son, por tanto, sus propias manos, el escudo indestructible que es financiado por Howard Stark (interpretado por Dominic Cooper), a la sazón padre de Iron Man, y las armas de fuego que pueda tener a su alcance. El secreto de su juventud casi eterna que le ha permitido llegar hasta nuestros días cabe hallarlo en el principio de congelación, algo que resuelve con inteligencia y humor su versión fílmica.

Inteligencia porque se produce un lapsus temporal de varias décadas para mostrar a un Capitán América que se despierta en una habitación donde todo parece familiar salvo por un pequeño detalle. Su huida le desvela un mundo que no reconoce, lo que genera alguna que otra situación un tanto surrealista. Un final que no solo deja abierta la puerta a una secuela (prevista para el 2014), sino a Los Vengadores, con un Nick Furia (Samuel L. Jackson) reclutándolo para su especial equipo de superhéroes, a lo que cabría sumar el avance del macroevento de la firma.

About these ads

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 259 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: